“EXPECTATIVA VERSUS REALIDAD”

expectativa_realidadEn esta décima edición del Río de Heráclito; primera semana de setiembre del 2009,  y mes número 13 de la Administración-Lugo presentamos como artículo de cabecera un trabajo del  sociólogo y politólogo Victor Jacinto Flecha como para cerrar todas las opiniones especializadas que se vertieron en el mes de agosto acerca del primer año de gobierno. Se considera desde este Río que; si bien hubieron avances en lo político, energético y social, un  aspectos descuidado ha sido la mente-social, la cual sufrió deterioros importantes en este primer año de  la Administración Lugo, consecuencia del ejercicio esquizofrenizante del poder. Razón por la cual, en segundo término Agustín Barúa -Psiquiatria Comunitario y Antropólogo- nos entrega “Clinitaria. Anotaciones para acompañamientos comunitarios en salud mental”. A ver si tomamos nota, para no perder el sur en este viaje político-social. Todas las imágenes son del Agus.

Para culminar se reitera la convocatoria para 99 cuentistas y 99 poetas para publicación.

ARTÍCULO DE CABECERA: EXPECTATIVA VERSUS REALIDAD

Victor Flecha

Publicado por Victor-jacinto Flecha en vjflecha.blogspot.com

Mañana se cumplirá exactamente 365 días en que Fernando Lugo asumió el cargo de Presidente de la República en medio de una esperanza generalizada de una sociedad demasiada castigada por su propia historia y por los desatinos e incapacidad de sus gobernantes. El acto de juramento, seguido por toda la ciudadanía paraguaya, era como si amaneciera el estreno de una nueva mañana. En ese momento inicial, en que todo parecía deslizarse sobre un terreno plano, sin altibajos hacia un cambio esencial en la política y en el relacionamiento del Estado y la sociedad, nosotros, desde este mismo programa televisivo, expresamos nuestra voz de alerta. Habíamos enunciado que la mayor amenaza para el nuevo gobierno lo constituían las expectativas tan desmedidas de la gente. Y sugeríamos medidas urgentes, en los primeros cien días, ante una situación en que la gente no se planteaba que iba a hacer cada una de ella para que se instale el cambio sino que esperaba que cayera del cielo, desde el poder, como mana del cielo las soluciones de los problemas históricos. Se esperaba un milagro, casi como si fuera una cuestión religiosa, en tanto que habían votado a obispo.

Un año es un tiempo suficiente como par medir las perspectivas de un gobierno. Y justamente anclándonos en las expectativas populares de cambio milagroso, la gente tiene ahora una sensación de que no se ha hecho nada. Que todo sigue paralizado e inclusive existe un retroceso. La verdad es que se fueron procesando algunos cambios pero no en la medida de lo que gente reclamaba. Existen elementos positivos en este gobierno, como el caso del reconocimiento del Brasil que tenemos el derecho de discutir y cambiar algunas cosas en referencia a Itaipú. En otras circunstancias, este éxito pudiera ser suficiente históricamente para juzgar al gobierno de Lugo, pero ante la las expectativas de la gente, este hecho casi ha pasado desapercibido como un verdadero hecho histórico.

La mayor falta del gobierno de Lugo, fue que en el primeros 100 días debía de frenar, poner límites a las expectativas, haciendo visible, cuáles eran sus prioridades, que se iba a solucionar y en que tiempo, alguna mínima agenda “solucionática”. En que aparezca claramente lo que pudiera hacer el gobierno y lo que no pudiera hacer en su administración. Dejar claro que el cambio era un proceso que lleva su tiempo. Debería haber convocado a unos cabildos abiertos a nivel de todo el país. Discutir con la ciudadanía un proyecto de país viable. Hubiera podido aprovechar la conmemoración del bicentenario para diseñar el nuevo país y con ese proyecto aprobado y aceptado por l a sociedad discutir con los partidos con representación parlamentaria para lograr gobernabilidad al cauce del cambio. No se ha hecho nada de esto y el proceso fue demasiado lento y en momentos empantanado. Desde el ex presidente Lagos, de Chile hasta el ex vicepresidente Alfonso Guerra de España dejaron mensaje sumamente claros de sus experiencias de cómo se construye una gobernabilidad pero el gobierno hizo oídos sordos. Sus funcionarios mayores adquirieron la soberbia de los nuevos ricos, es decir nuevos en el poder sin la experiencia necesaria en el ejercicio del poder. Lugo había prometido en su campaña que su gobierno estaría constituido por la mejor gente, la mas capaz del país. Sin embargo un cuoteo político fue la conformación de su gabinete. En vez de instalar a los mejores intelectuales del país en los cargos de embajadores, para manejar la nueva diplomacia del país, viejos funcionarios de la época dictatorial, que son los que tienen el escalafón diplomático, que hay cambiar con urgencia, y políticos se repartieron las embajadas, con resultados desastrosos.
Fernando Lugo tiene el desafío mayúsculo en su segundo año, incentivar la producción y sobretodo la recuperación productiva de los pequeños productores, como para combatir la pobreza. Iniciar en forma la Reforma Agraria, instalar una política de Estado en las relaciones internacionales, para lo que es necesaria una nueva Ley del escalafón diplomático. Las grandes mayorías sociales esperan demasiado de este gobierno que si no se cumplen mínimamente pudiera producirse una depresión social que pudiera ser muy peligrosa ya no solo para la gobernabilidad sino la propia estabilidad gubernamental.

Represión durante la Administración Lugo - Asunción_Py_2009

Clinitaria: anotaciones para acompañamientos comunitarios en “salud mental”[1]

agus-21

por Agustín Barua, Psiquiatra Comunitario y Antropólogo.


es el momento de empezar a recuperar, a salvar dignamente la inocencia, si esta la entendemos como

la fuerza necesaria para dejar que algo nuevo pase.

silvia navarro

nada es más doloroso y angustiante que un pensamiento que escapa de sí mismo.

gilles deleuze y félix guattari

Este trabajo busca una primera sistematización de clinitaria entendida como un modo de acompañamientos en salud mental desde “sensibilidades” comunitarias.

la legitimidad de plantearlo dentro de un espacio académico antropológico se relaciona con que intenta reconocer las culturas locales desde una presencia lo mas cercana a las cotidianeidades, intentando que el encuentro y acompañamiento de l+s “profesionales de la salud” sea lo menos violento posible.

en el ultimo congreso argentino de antropología social[2], dentro del área de antropología y salud, una comisión trabajó bajo el nombre “Procesos de (des) institucionalización, Padecimientos y Salud Mental”; este trabajo también busca “colocar en debate las categorías que dan cuenta de las cuestiones vinculadas a la salud mental en el marco global de las políticas de Estado”.

lo inicio con preguntas que generan la pro-puesta. luego una referencia de que entiendo por salud mental comunitaria seguida de un resumen de las tres experiencias que estoy acompañando y donde de alguna manera esta puesto el planteo de clinitaria. en un siguiente momento una descripción de sus componentes teórico metodológicos y sus articulaciones. luego, tras describir las mencionadas sensibilidades desde donde es concretado el planteo cierro con algunos aspectos señalados en conversaciones grupales con participantes de los grupos de trabajo en estos lugares respecto a como estarían dándose allí, estas sensibilidades.

(cuestion)ando…

Cuestionando

lo que sigue son in-quietudes de las que surge esta pro-puesta.

  • ¿cómo trascender las barreras profesionales de las concepciones centradas en lógicas disciplinarias? sin despreciar la producción acumulada en los terrenos disciplinarios, la complejidad de lo comunitario desborda las fronteras académicas.
  • ¿cómo ir re-conociendo nuestra forma de comprender como trabajador+s de salud: centrada en el ámbito hospitalario, con énfasis en lo llamado biológico (y a la vez frecuente menosprecio de lo otro), que comprende el acceso a los servicios de atención sanitarios no como derecho sino como mercancía?
  • ¿qué perspectivas teórico – metodológicas nos permiten mayor producción? habitualmente concepciones de basamento positivista marcan límites a lo enseñable en nuestras universidades, quedando fuera teorías, metodologías, autor+s que no se sometan a ciertos cánones.
  • ¿cómo vamos abordando en las mejores condiciones el debate del poder? un tema, si se quiere, malignizado en nuestras aulas; sin embargo, las repercusiones de esto afectan tanto a las personas que acompañamos en nuestras tarea como a nosotr+s.
  • ¿cómo ampliar la posibilidad de revisar con sistematicidad nuestras prácticas, que finalmente, es revisarnos a nosotr+s mism+s?

en la búsqueda de tramitar esto, surge clinitaria, entendida como un modo en fluidez, vinculado a la llamada salud mental, de acercamiento, vinculación y acompañamiento a comunidades. La misma la planteo, por un lado complementaria, por otro de cuestionamiento al modelo médico hegemónico. Desde una posición antimanicomial. trasndisciplinaria. intercultural.

con clinitaria… ¿qué buscamos?

que buscamos eh

el horizonte, la meta -siempre movediza- de esta perspectiva es en términos de salud mental comunitaria.

considera que, una comunidad, tiende a desplegar salud mental en la medida que entre sus integrantes y reflexionando logran, simultáneamente:

–      re-conocer su situación,

–      responder a sus necesidades,

–      disfrutar,

–      solidarizarse con otros espacios,

–      exigir sus derechos.

la universalidad del planteo para cualquier comunidad es claramente discutible. sin embargo, el basamento esta abierto a ser repensado procesualmente, como veremos más adelante.

además, es importante conocer mínimamente, desde que experiencias, planteo esto.

experiencias

esta propuesta es desplegada en los siguientes procesos de los que hago parte como médico psiquiatra:

1-      unidad de salud mental[3] (usm) de san ignacio (misiones): desde el 2004, me incorporo como trabajador salariado, yendo 3 mañanas al mes. compartimos tareas con un licenciado de enfermería, voluntarias psicólogas, activistas religiosos (curas, pastores, hermanas); además se vienen constituyendo, dentro de la red de salud pública, otras unidades en san juan bautista, santa maría de la fe y ayolas.

la tarea fundamental aquí es intrahospitalaria: consultas psiquiátricas y psicológicas individuales, atención a personas internadas. estamos intentando trabajos fuera del hospital con presencias en radio y, particularmente, en colegios de la zona con estudiantes y docentes.

2-      unidad de salud mental de villa cerrito (fernando de la mora): en enero del 2006 me integro a la recién creada unidad de salud mental de fernando. aquí participan religiosos (comunidad de sagrados corazones); también hace 10 meses un proyecto de extensión universitaria de estudiantes de psicología (universidad nacional de asunción, UNA) llamado “la otra clínica” y otra estudiantes de ciencia sociales (universidad católica de asunción).

en este momento estamos centrados en una villa (cerrito) y otras colindantes. la tarea principal es el acompañamiento a un grupo de mujeres congregadas a partir de la preocupación por sus familiares, varones la mayoría menores de 18 años judicializados por robo y varios complicados por el abuso de sustancias. el cotidiano sucede en patios, calles y recintos varios de la comunidad.

3-      acompañamiento comunitario (bañado tacumbú): desde mayo de este año -como auxiliar de la enseñanza de la cátedra de psiquiatría (medicina, una)- y ante una charla con trabajadoras de una ONG (luna nueva), me sumo a las tareas en el ámbito de la organización vecinal CAMSAT[4].

hacen parte también aquí integrantes de la congregación hermanos cristianos y el proyecto de extensión universitaria “esta comunidad que somos” (medicina-UNA).

aquí, basados en la red del área de salud de CAMSAT, acompañamos las demandas en salud mental: conductas suicidas, abusos de químicos, psicosis, problemas afectivos, conflictos familiares, VIH.

teorías, concepciones, metodoloteoríasgías, enlaces…


la apoyatura teórico metodológica aquí planteada surge en la carrera de psicología comunitaria (UNA)[5].

Ella es articulada desde lo:

transdisciplinario, millonschik afirma que se ocupa de lo que esta entre y a través de la ciencia. como características propone: rigor (para evitar las desviaciones posibles). apertura (para aceptar lo desconocido, lo inesperado y lo imprevisible). tolerancia (reconocer que hay verdades contrarias a las nuestras), y que incluye valores.

. intercultural, la relación con los saberes, haceres y sentires, digamos, “no académicos” es de diferencia no de jerarquía. esta es una construcción “resultante de prácticas, acciones y luchas sociales concretas y concientes que llevan adelante sujetos sociales, políticos e históricos igualmente concretos” (p. 255), nos dice guerrero.

quiero describir brevemente a cada una:

  1. antropología social, dentro de la antropología -que estudia “el mundo de sentido de los sujetos y las subjetividades, sus sensibilidades, sus imaginarios, sus representaciones, sus discursividades” (p. 98)-, la social (o sociocultural) enfatiza “la dinámica interna de cada una de las sociedades y culturas” (p. 21).
  2. investigación acción participativa, a decir de montero “un modelo metodológico hecho en américa latina” (p. 121). uno de sus principios es que la mejor manera de conocer algo es tratando de cambiarlo. este es un paradigma del conocimiento que prioriza la producción de conocimiento con las personas y no su objetivación.
  3. educación popular, esta propuesta en educación (cuyo principal referente sigue siendo paulo freire) revisa concepciones autoritarias y clasistas en educación. rompiendo la idea que solemos oír :“siempre debe haber una cabeza”, toma otra opción: entre tod+s, sabemos todo..
  4. esquizoanálisis, esta perspectiva, nos dice saidón, parte de una revisión de “las líneas duras  del teoricismo estructuralista que hegemonizaba el modo de leer a marx y freud” (p. 16). esta basada en los planteos de gilles deleuze y félix guatarri, e intenta un estado de creación permanente, de no institucionalización; tomo este comentario de baremblit para pintar esta idea:

es un “saber” y “saber hacer”(…) provisoriamente diremos que es ciencia, y también es arte, y también es política, y también es filosofía… y siempre algo mas sucesiva y /o simultáneamente (p. 177).

un metasaber de los saberes (…) una episteme que sabe acerca de lo-que-le-falta-a-cada-saber-por-no-ser-los-otros, o a todos por no-ser-exhaustivos-y-acabados, o por-no-ser-el-Todo-de-saber (p. 178).

  1. sociedades en movimiento, la importancia de la producción y la defensa de los derechos nos lleva a la discusión sobre los llamados nuevos movimientos sociales: aquí la importancia de comprender el tejido social en su totalidad, sus culturas, hábitos, y desde ahí la defensa es planteada y argumentada por raúl zibechi -periodista militante y analista político con esta noción.
  2. psicodrama, tiene como fundador a jacob moreno; es, según pavlovsky: “un procedimiento psicoterapéutico, generalmente grupal, que utiliza técnicas dramáticas-además de verbales-como medio expresivo, de comunicación, de exploración, de elaboración, de operación, etc.” (p. 15).

esto se puede complementar con lo que también plantea este autor: “la psicoterapia muere sin la imaginación… lo terrible es dejar de sorprenderse” (p. 171).

  1. redes sociales, desde aquí buscamos trabajar lo que llamamos el lazo social solidario. la perspectiva de redes, con dabas, propone apuntar a trabajar desde un

“sistema abierto que a través de un intercambio dinámico entre sus integrantes y con integrantes de otros grupos sociales, posibilita la potencialización de los recursos que poseen” (p. 21).

tomando esto, propongo las siguientes referencias. las llamo así…

sen-si-bilidades

sensibilidades

digo sensibilidades ya que las mismas no están pensadas como normas rígidas; además postuladas como entramados desde los que buscamos comprender la tarea y a nosotr+s en ella.

los nombres con que las llamo buscan trabajar, lo que cada una propone, como significado metafórico.

ellas son:

–              localizar-nos.

–              erótica social.

–              tempos.

–              compro-meterse.

–              utopi-andando.

–              re-conocer-nos.

en cada una considero ciertos puntos que paso, muy sintéticamente, a caracterizar.

localizar-nos

son intentos de situarnos, con el colectivo situaciones,  en la búsqueda de “los modos interpretativos, organizativos y políticos para profundizar el flujo democrático de reapropiación de los medios de vida y creación” (p. 211).

  • trabajar desde los territorios. ante las habituales opciones de trabajo en salud en nuestro sistema público: en hospitales (puestos, centros…) y en extramuros (por campañas -esporádicas como las del dengue, rubéola; o sistemáticas como ciertas vacunaciones- o por charlas educativas)[6], aquí buscamos la potencia de trabajar donde la gente vive el cotidiano, apoyando su capacidad de “producir y reproducir la vida” (p. 186).
  • dignificar las culturas locales. el fin no es instrumentalizar los saberes, sentires y haceres de las comunidades. lo que buscamos es su dignificación, y su sentido deberá ser construido con ellas.

erótica social

el eros aquí  se relaciona con la idea de alegría; alicia Fernández, desde la psicopedagogía, nos dice que la alegría derriba “los monumentos de la solemnidad para dejar fluir la energía de la vida”. La plantea como “lo otro” del aburrimiento y la desesperanza.

  • partir de lo sano. si el centramiento de la preparación académica en salud es en la enfermedad[7], las comunidades nos ofrecen mucho del campo de la salud. nuestra búsqueda es operar desde la relación salud – enfermedad, pero jerarquizar lo sano.

algunos aspectos dentro de la idea de salud que tenemos, y que consideramos importante resaltar, son lo corporal, lo afectivo, el crear y la espontaneidad.

  • dispositivos para lo sano. ¿en que prácticas vemos esto? tomamos cuatro: fiesta, arte, humor, juego. sin idealizaciones de las mismas (como todo fenómeno social son complejas y contradictorias), pero creemos que allí esta mucha de la potencia creativa de las comunidades.
  • más allá del inconciente freudiano. el modelo acepta el constructo del inconciente: si, polemiza que solo sea concebido dentro de la postulación freudiana ortodoxa que, desde guatarri, se reduce a :

1. un ‘performance’ oral individual, basada generalmente en un modo familiarista de la subjetividad, en el contexto de las sociedades industriales ‘desarrolladas’

2. manifestaciones afectivas circunscritas al espacio debilitado de la cura (p. 391).

creemos que el inconciente también está atravesado por las configuraciones socio históricas donde es formado (por ejemplo, relaciones capitalistas).

por otro lado, tampoco entenderlo como solo el lugar de la falta. planteamos entenderlo como un lugar de producción, en “positivo”.

tempos

en música y poesía, según un diccionario castellano, esta expresión se refiere al ritmo, al compás. aquí lo uso para pensar el ritmo, los modos de los encuentros.

  • dispositivos grupales. habitualmente el trabajo en salud mental es diádico y entre cuatro paredes (“consultorio individual”): descontextualizado, ahistórico. la intención es romper, como decía un psiquiatra, “el pequeño manicomito”.

intentar elaborar e ir superando los muros de la vergüenza que nos aísla y agrega malestar, a más de debilitar la sinergia de los vínculos comunitarios. el intento es que en lo posible los abordajes sean desde la grupalidad.

  • dialogicidad. entendemos el diálogo como un énfasis en la escucha y la pregunta. ambas, cuestiones poco valoradas desde la posición de certeza que nos enseñan en las universidades.
  • vínculo acción – reflexión. son, con roberto iglesias, “partes inseparables del conocer. no hay momentos de teoría y momentos de práctica. conocer es un solo proceso” (p. 142).
  • acompañamientos procesuales. implica una gradualidad: necesitamos tiempo para (re)conocernos, y confiar. Para l+s profesionales, conciliarnos con los tiempos culturares locales es también elaborar nuestro miedo a perder el control.

compro-meterse

que buscamos

para ir construyendo compromiso en nuestra tarea, como dicen en el movimiento barrios de pie (argentina), la planteamos la cabeza piensa donde los pies caminan.

  • co construcción con gente. el decidir con las personas de las comunidades es una experiencia fácilmente vaciada de su potencial trasformador. para ello postulamos con silvia navarro, que como acompañantes debemos hacernos invisibles a medida que los proyectos se plasman, de más a menos, pero la clave es ser lo menos siempre.
  • deconstruir asimetrías y opresiones. son ejes de conflictos de manera integrada: clase, género, generacional, lengua, nacionalidad, orientación sexual, etnia entre otras.

es parte del compromiso crítico, preguntarnos el porque de las situaciones. para ello debemos, con rebellato, reconocer las condiciones para la participación existentes: ¿cómo se participa? desprejuiciándonos para poder comprender la experiencia allí, en lo particular.

utopi-andando

¿cómo narrar lo que nos mueve? “fe en los hombres”, dice freire, como condición a priori para el diálogo. una historia de eduardo galeano quizás dé el sentido preciso: “ella está en el horizonte – dice fernando birri -. me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿para qué sirve la utopía? para eso sirve: para caminar”.

  • singularidad. al discutir la noción de individuo preferimos la idea de singularidad, en la

que se resalta lo creador de cada quien, en tanto entes no delimitables a priori.

por otro lado, habitualmente pensamos en una lógica del ser. nos dice larrauri:

nuestro lenguaje es el del ser, la identidad, el lenguaje de los contornos fijos, el que dice que uno es hombre, blanco, occidental (…). y sin embargo, nos dice deleuze, no es ahí donde está lo importante, porque lo importante es lo que pasa, lo que atraviesa, lo que cambia (p. 4).

desde lo ontológico esta concepción que reemplaza el ser por el devenir, nos es crucial pues favorece trabajar los estigmas, las auto descalificaciones, la idea de “zona roja” o  “haraganes”.

  • potencias. deleuze -trabajando desde el filósofo baruch spinoza- define el poder como instituciones que buscan entristecernos para controlarnos. desde este sentido mas amplio del que usamos habitualmente (estado, poderes fácticos…), el propone  la idea de potencia en tanto lo que realmente hacemos, y no una esencia que nos predetermina..
  • grietas. ante situaciones y desafíos que pueden ser asumidos como aplastantes, insuperables, entramos en las fisuras: para no quedar atrapados y, con zibechi,  “partiendo de ellas, intensificarlas, expandirlas, multiplicarlas…” (p. XV).

re-conocer-nos

comprometerse

buscamos caminar espejo en mano, en tanto superficie que refleje nuestro hacer.

  • encuentro de saberes, sentires, haceres. este requiere entendernos entrer seres humanos como distintos pero no jerárquicamente sino complementarios[8]; así,
  • sostener aporte teórico – metodológico. nuestra tarea, a la par que tiene una dimensión ética política, tiene una dimensión técnica, y no podemos dejarla. lo ilustra lo que nos dice paulo freire acerca de que si un educador sólo calla para escuchar la voz del pueblo: o no tiene nada para enseñar, o es un incompetente, o es un demagogo.

otra dimensión para esto es garantizar espacios periódicos y suficientemente seguidos para que los grupos o equipos o colectivos, logren ir trabajando su proceso personal y grupal.

  • de cerca, nadie es normal. con este lema del movimiento antimanicomial brasilero planteamos, tomando de un articulo de dör sobre la discusión de lo “normal y lo anormal en conductas humanas”: “el no-poder-sino-comportarse-en-forma-desviada (un estado de agitación, por ejemplo) puede ser tan patológico como el no-poder-comportarse-en-forma-desviada, como sucede en las normopatías” (p. 133).

conversando sobre las sen-si-bilidadesreconocernos


entre agosto y septiembre del 2008, tuvimos encuentros con integrantes de las 3 experiencias[9]. intentamos conversar sobre como eran evaluadas estas sensibilidades en las experiencias en que estamos, a partir de nuestras prácticas.

a continuación extraigo aspectos de lo que surgió en estas conversaciones en lo 3 ámbitos.

  • localizar-nos

–              resaltaron en todas las experiencias la importancia, por quienes lo hacen, de residir en la comunidad de la que hacen parte y acompañan. “le conocemos… convivimos”.

en una de las experiencias (villa cerrito) valoraron que las metodologías usadas respetan las culturas locales: “¿¡dónde hacemos la reuniones!? y respetemos lo que ellas traen: sus hijos, sus ropas…”.

–              el lugar de apropiación, vinculación  y lazo afectivo con la experiencia pudimos verla entre trabajadoras de camsat, quienes con una experiencia de décadas, dice una de de ellas, se presentan así: “donde vamos y dicen ‘barrios marginales’, siempre aclaramos: ‘¡op! no somos marginales, somos marginados por un sector de la sociedad”.

  • erótica social

–              en todos los lugares resaltaron que esto no es incluido como algo que puede servir también a l+s trabajador+s de salud: “nosotros mismo luego priorizamos la salud de los enfermos y estamos deshaciendo nuestros espacios”.

–              un debate se dio acerca de qué le da el carácter de sano a una práctica. la discusión surgió a partir de que, al ser planteado el deporte, debatieron que el mismo era incluyente mientras el profesor controlaba: al salir, sólo quedaban en las canchas “los que jugaban bien”; además reflexionamos sobre el carácter eminentemente competitivo del deporte donde se impulsarían prácticas de exclusión y no de solidaridad.

–              en uno de los grupos celebramos la fiesta de san juan[10]. una de las constataciones fue observar a jóvenes locales (habitualmente entendidos como “ladrones…drogadictos… vagos… irrecuperables”) bailando y sin peleas. una de las ideas surgidas a partir de esto, fue proponer un espacio de “reggaeton[11] social” donde puedan escribir letras sobre ellos y su realidad.

–              el grupo de psicología – una utiliza mayormente el psicodrama en sus encuentros. en estos espacios también tiene lugar el baile, las dramatizaciones, el humor (“una decía que supuestamente ya estaba virgen porque ya no tenia más relaciones”). las vecinas le da gran valor a estos encuentros.

en otro grupo fue debatido cuan “serias” son las prácticas allí. las posiciones fueron encontradas; una –a favor de lo alegre del espacio- decía “… hay, si no, no aguantaríamos”; valoraba que “como el dolor, la pobreza, nos unieron, cuesta esto”.

–              en una reflexión posterior, en otro de los grupos, nos dimos cuenta que dedicamos a tratar el malestar todo el tiempo. en el momento que redacto esto, estamos por plantear en la organización vecinal del bañado, iniciar un espacio de arte y salud mental apoyados por una persona psicóloga y clown.

–              la dimensión inconciente es poco debatida en general por los grupos. ni en las tradiciones psicoanalíticas y menos aun en las perspectiva esquisoanalítica.

  • tempos

–              si bien en una experiencia resaltaron: “todo lo que hacemos es en base a grupo. si surgen temas no es el tema de una sola persona…”, el trabajo grupal tiene resistencias: “nos cuesta abrirnos… yo también soy cerrada… ¡si por mi también hay que trabajar! los prejuicios: “el que dirán”, salió en las charlas como algo que afecta, en general. aunque podemos acompañar situaciones “vergonzosas” más “en privado”, nos cuesta hacerlo en los espacios públicos.

  • compro-meterse

–              en un grupo resaltaron las trabas y decepciones por el sistema jurídico estatal. expresiones como “justicia no te da bola…  no quiero meterme luego… impotencia” fueron repetidas. la posición de una fue contrastante: “me es como una llamada, un sacudón, una interpelación”.

–              el abordaje desde estos procesos también movilizó perspectivas que existían hasta ese momento; esto tanto entre trabajador+s (“primer tiempo me preocupaba ‘¿tomara su medicación…?’ luego era ‘¿comerá…?’”) como en personas que acompañamos (“… le dije:vos no es que por más que sos policía me vas a pasar encima’). en la organizaron barrial resaltaron lo integrado de la disputa por la justicia social en sus prácticas en el área de salud (“es uno de los principios de nuestro trabajo comunitario: asistencia más capacitación más sensibilización más promoción”).

–              por estudiantes universitarias fue distinguido otro aspecto: el voluntariado y las dificultades materiales que implica sostenerlo; su condición de estudiantes trabajadoras como demandas, por momentos, sofocante (“pasa por millones de lugares: desde conseguir el pasaje para ir o dejar otros compromiso que son importantes ¡o sentirnos desorientadas!”) o incluso el desencuentro entre los contenidos planteados en clinitaria y lo que reciben en sus aulas.

–              en esta misma experiencia señalaron que cuando surgió la realización de una audiencia pública desde la comisión de derechos humanos de la cámara de diputados, para denunciar abusos policiales, compartieron el miedo y el desconcierto de las denunciantes de la zona: “… ¿cómo acompañarles a ellas en esto cuando ni yo sabía como?”.

  • utopi-andando

–              en todos estos espacios existen activistas de diversas denominaciones cristianas. si bien esto no se redujo a ell+s, l+s mism+s resaltaron el “apoyo espiritual” para la tarea.

–              otra punto que salió en todos los lugares fue el valor de cierto tipo de lazo afectivo con las personas de la comunidad:

¿que nos cuida? el reconocimiento de nuestra ayuda… que las personas se sientan bien con ellas – se perdonen y perdonen – midan sus limitaciones – se autosuperen… la gente confía en nosotros, y nos une un sentimiento a la gente; hay una reciprocidad: cariño, confianza, nos buscan”.

–              las limitaciones económicas  en relación a la condición de voluntari+s también media aquí: “esperanza… ¡de cobrar!”.

–              en espacios tan estigmatizados como los que trabajamos, fue visible para algun+s la dificultad de desprejuiciar: “no etiquetar, para mi, fue un proceso…  buscamos las grietas ¡pero no es fácil! ver la grieta cuesta”.

  • re-conocer-nos

–              en todos los grupos sobresalió el descuido de l+s trabajador+s sobre sus espacios e intereses por el modo en que se dedican a sus tareas: “dejo grupo de amigas… dejo mi volley”. sintetizaba lapidariamente otra activista: “estamos todavía en cuidar vidas ajenas”. también sienten esto en los encuentros de preparación: “nuestros encuentros tienen excesivas actividades, tensiones…”.

una de las respuestas que encontró un grupo de estudiantes fue de alternarse para las tareas y visitas, dejando libre  una semana para cada una. otro accion que produjeron fue, desde el grupo de activistas vecinales del bañado,  realizar un taller sobre lo afectivo en la organización con tod+s sus integrantes.

–              el acompañamiento comunitario también nos demanda discriminación de las personas que acompañamos. comenta una estudiante que, tras una discusión con médicas que hacían una pasantía en la villa, sintió: “si le puteas a ella, me puteas a mí, a lo que reflexionaba la crucialidad de tener presente que “nosotras no somos ellas (vecinas de la villa)”.

–              otro punto, reflexionado por la integrante de luna nueva, fue reconocer que mucho de lo bregado históricamente por CAMSAT favoreció la salud mental: “…. sin saberlo, ha trabajado muchísimo”.

–              la reflexividad sobre la tarea fue señalada como insuficiente por uno de los grupos: “hacemos nomás…”.

–              en los encuentros surgieron fuerte críticas hacia mi (“autoritario… esto (clinitaria) no lo siento porque yo no lo hice”) aun insuficientemente valoradas.

cierre-apertura…

niña

este material es un resumen, un borrador.

ahora queda, para cerrar este momento, revisarlo con l+s integrantes de la experiencia.
pero solo el momento.

en tanto clinitaria, su estado de pregunta se mantiene.

bibliografía

  • baremblit, gregorio. psicoanálisis y esquizoanálisis: un ensayo de comparación crítica. buenos aires: asociación madres de plaza de mayo; 2004.
  • barrios de pie. nuestra cabeza piensa donde nuestros pies caminan. buenos aires: área de educación popular; 2004.
  • dabas elina. red de redes. la práctica de la intervención en redes sociales. buenos aires: paidós; 2001.
  • deleuze, gilles, guatarri, félix. el anti edipo. capitalismo y esquizofrenia. barcelona: paidós; 1997.
  • deleuze, gilles. en medio de spinoza. buenos aires: cactus; 2003.
  • dor, otto. normalidad y anormalidad en psiquiatría. p. 133. en: boletín de la academia de medicina chilena. nº xxxvii; 2001.
  • fernández, alicia. psicopedagogía en psicodrama. habitando el jugar. buenos aires: nueva visión; 2000.
  • freire, paulo. cartas a guinea-bissau. registros de uma experianza em processo. río de janeiro: paz e terra; 1997.
  • galeano, eduardo. las palabras andantes. méxico: siglo veintiuno editores; 1993.
  • guerrero, patricio. corazonar. una antropología comprometida con la vida. p. 98. asunción: fondec; 2007.
  • http://buscon.rae.es/draei/
  • http://www.apdeba.org/publicaciones/1999/pdf/millonschik.pdf
  • http://www.jakueke.com/articulo.php?id=2203
  • http://www.reggaeton-in-cuba.com/esp/que_es_reggaeton.html
  • iglesias, roberto. de carambas, recórcholis y cáspitas. una mirada trashumante de la educación. p. 142. argentina: comunicarte; 2003.
  • larrauri, maite. el deseo según gilles deleuze. p. 4. valencia: tàndem; 2000.
  • montero, maritza. hacer para transformar: el método en la psicología comunitaria. p. 121. buenos aires: paidós; 2007.
  • navarro, silvia. redes sociales y construcción comunitaria. creando (con)textos para una acción social ecológica. madrid: editorial ccs; 2004.
  • palerm, angel. introducción a la teoría etnológica. p. 21. méxico: universidad iberoamericana; 1997.
  • pavlovsky, eduardo. clínica grupal. buenos aires: búsqueda; 1974.
  • rebellato, josé luis. ética de la autonomía. desde la práctica de la psicología con las comunidades. montevideo: editorial roca viva; 1997.
  • saidón, osvaldo. clínica y sociedad: esquizoanálisis. p. 16. buenos aires: lumen; 2002.
  • scardulla, carlos, marcer, roberto. como pensar la salud mental comunitaria en argentina hoy. p 241. en: del cueto, ana maría (comp.). diagramas de psicodrama y grupos. cuaderno de bitácora. buenos aires: asociación madres de plaza de mayo; 2005.
  • telesca, ignacio. ligas agrarias cristianas 1960 – 1980. orígenes del movimiento campesino en paraguay. asunción: cepag; 2004.
  • zibechi, raúl. genealogía de la revuelta. argentina: la sociedad en movimiento. bilbao: likiniano elkartea; 2005.
  • _________ los movimientos sociales latinoamericanos: tendencias y desafíos. p. 186. en: osal. observatorio social de américa latina; enero de 2003.
  • _________ dispersar el poder. p. 211. buenos aires: tinta limón; 2006.
  • _________  p. xv. en: john holloway. contra y más allá del capital. reflexiones a partir del debate sobre el libro “cambiar el mundo sin tomar el poder”. méxico: universidad autónoma de puebla; 2006.

[1] agustín barúa caffarena. trabajo final para el seminario de teoría antropológica II. docente: marilin renhfeldt. maestría de antropología social – universidad católica de asunción. octubre, 2008

[2] IX edición. posadas (misiones), 5 al 8 de agosto del 2008.

[3] dispositivos dependientes de de la dirección de salud mental (ministerio de salud) que buscan abordar la salud mental con área de influencia, un equipo compuesto de manera variada aunque en general incluyen psiquiatría, psicología, enfermería y trabajo social.

[4] centro de ayuda mutua salud para todos: organización que lleva 20 años trabajando organizados por áreas como radio, créditos, salud, educación, emergencias y con cobertura de todo su territorio por zonas,.

[5] donde hago parte del colectivo de docentes.

[6] decimos, con scardulla y marcer, que “el modelo del consultorio, es políticamente adaptativo al sistema capitalista, ideológicamente inadecuado y éticamente opuesto a los colectivos sociales” (p. 242).

[7] y desde una única perspectiva, entendida a la vez como la más válida.

[8] sugerimos que la muy usada  idea de “liderazgo” sea, no “identificando a los líderes” (ante el riesgo de centralización autoritaria), sino que sea, por un lado rotativa, y por otro que la tarea a realizar sea la que nos oriente quien “liderará” en ese momento. las ligas agrarias cristianas son una experiencia a revisar para esto.

[9] pudieron estar: gaby, angélica, lina, ino, euge (camsat), carlos, renato (hermanos cristianos), erika (luna nueva); arnaldo, raca, fafa, bel, cynthia (medicina – una); francisco, adri (usm – san ignacio), isi (usm –santa maría), anastasia (hermanas vicentinas); rebe, ada, silvia (psicología – una). en total unas 30 perosnas.

[10] los 24 de junio se celebra en gran parte del país esta tradición: tiene un carácter religioso y pagano. con numerosa participación y juegos característicos.

[11] el reggaeton, procede del reggae, y del hip hop. las particularidades de este estilo musical están en sus letras, cantadas en castellano. ha alcanzado gran popularidad a inicio del 2000. su público principal es la juventud. la forma más común de bailarlo es el perreo, evocadora de posiciones sexuales.

99

SE CONVOCA A:

99 Cuentistas Paraguayas/os y 99 Poetas Paraguayas/os

para publicar sus obras a partir del 1 Setiembre en:

Generaciondelos90.wordpress.com
en el ciberespacio

y por Jakembo Editores y Felicita La Cartonera en edición impresa.

EDITORIALES CONVOCANTES

JAKEMBO EDITORES.
FELICITA LA CARTONERA.
EDITORIAL EL OMBLIGO DEL MUNDO.

Requisitos:

– Ser Humano (no se admitirá la obra de ningún genocida)
– Ser Paraguaya/o o vivir en este bendito país.
–  Que tu cuento o poema no tenga más de cinco páginas de papel tamaño carta, en arial 12, sabés loo.
–  Tu obra puede ser en guaraní, español, yopara, espanglish, papo, maká, alemán o cualquiera de las más de 20 lenguas que se hablan en la República del Paraguay, República de la Diversidad.

PONETE EN CONTACTO Y ENVIA TU OBRA A: generaciondelos90@gmail.com

Anuncios

~ por Editorial Ombligo del Mundo en 30 agosto 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: