“A(cerca)ndo teoría a lo villero”

OgAAAMIrE6N633RKK_vxyi-rFUs1pMmwz3IzUEwXSxt-Uf3e1G9fqlIOmLE_WaztOnlUmsnJ89XbF7IRWyBawWuINoEAm1T1UE5Km0o_Yw2ZiyHgpfAtrPyea9m4

En esta décimocuarta edición del Río de Heráclito el Dr. Agustin Barua nos presenta “A(cerca)ndo teoría a lo villero.” Trabajo socio-antropológico. En segundo término el Lic. Miguel Ángel Méndez  acerca: “¿Volver a un lugar que ya no existe? Rememorando al Centro Cultural Alternativo Espacio Sajonia 21”; trabajo que recuerda el onomástico número diez de la fundación de uno de los primeros centros culturales barriales de Asunción.

Por último, se publica un poema de los tantos que acuden a la convocatoria de poetas y cuentistas para el MLG90.

Se recuerda a las escritoras/es hacer click en el avatar de la derecha (o enviar a generaciondelos90@gmail.com sus obras) para participar de la convocatoria de la Editorial El Ombligo del Mundo y el Movimiento Literario Generación de los ‘90.-

¿Ya salió el sol?

Pos data: Desde la “Venecia del Karai Alí Primera-” llega una invitación a jóvenes novelistas, dice el Supremo al respecto:

–  No problem, Patiño, epublika sique. …Pa Jaegli que lo mirá por intranet.

image001

Nota de Cabecera:

A(CERCA)NDO TEORÍA A LO VILLERO.

CUATRO DISCUSIONES

yo no sé por qué él está haciendo eso, porque él no esta enfermo, no le falta nada, no le falta que comer, no le falta ko ropa… hae siempre esta durmiendo, él no trabaja, está durmiendo, hasta esta hora, o se levanta la una, la dos, y cuando él se levanta, tiene que comer, comida, nadie no le dice: ‘no vas a comer porque vo no esta trabajando’, nadie no le dice eso… se levanta, yo le pregunta: ¿vas a comer? ya te voy a sacar,¿ va a tomar jugo?, te voy a comprar, ¿queré leche? te voy a comprar,¿ y que quiere ma de eso?, que quiere ma él, yo no se por qué él es así, no se qué voy a hacer con él…

benita

y que, finalmente, lo que rige todos estos mecanismos no es el funcionamiento unitario de un aparato o de una institución, sino la necesidad de un combate y las reglas de una estrategia. que, por consiguiente, las nociones de institución, de represión, de rechazo, de exclusión, de marginación, no son adecuadas para describir, en el centro mismo de la ciudad carcelaria, la formación de las blanduras insidiosas, de las maldades poco confesables, de las pequeñas astucias, de los procedimientos calculados, de las técnicas, de las “ciencias” a fin de cuentas que permiten la fabricación del individuo disciplinario.

michael foucault

1. introduciendo.

2. apuntes para lo villero de acá.

3. discusiones.

  • delito.

  • drogas.

  • rehabilitación.

  • maternidad.

4. remanentes como preguntas.

5. bibliografía.

introduciendo

OgAAAEr0YvuUP1_6_mElkq7xLUQnSlvgneY5kaZBz-l2i_TFJ9QwSwcYXxZomqr_pjxhN2SAAFM5WXd_XP8cjlwAYBsAm1T1UEhzXalHJSsIedyAbkBrEQdOCJJw

en nuestro seminario1, hablamos de la antropología urbana como una relación entre la vida social y el espacio, y como este último la condiciona.

conversamos allí, sobre si existe lo urbano en paraguay.

desde este debate, inicial para algunos de nos, y sumado al taller de investigación antropológica, coordinado por friedhelm guttandin también en el marco de la maestría, producimos un trabajo2 vinculado al espacio villero en el que el teorizar nos quedo pendiente.

a continuación, va algo de esto, bastante no desplegado aun, y con pretensiones de antropología urbana.

quiero compartirles:

. una introducción donde colocar algunas probables antecedentes de la condición villera asuncena.

. una abreviada narración sobre los ámbitos desde donde germina el trabajo:

  • mi empleo como funcionario estatal en tanto médico psiquiatra en el sistema de salud pública desde finales del 2004 en tareas de salud mental comunitaria, y

  • la investigación citada en esta villa (con una breve caracterización de cerrito).

. discusiones sobre cuatro aspectos que surgieron en ambos procesos, tras una revisión de la literatura a la que accedí.

apuntes para lo villero de acá

para hablar de una condición villera actual en asunción metropolitana, convendría buscar algunos elementos socio históricos que pudieran componer su constitución. tomo3:

. en paraguay es llamativa la agudización del, llamado por wacquant, “estado policial y penal” (p. 12) desde el gobierno de duarte frutos4 con la judicialización de miles de activistas de las organizaciones del llamado campesinado pobre.

. la agudización de la expulsión rural con asunción metropolitana como vía de salida importante; altamente vinculada a la expansión del modelo latifundiario agro exportador mecanizado, que tiene a la soja transgénica como el producto mas representativo.

. la promoción de un status social de “inseguridad permanente” entre la población, llevando hasta el paroxismo un discurso en el que las grandes corporaciones mediáticas locales difunden un sujeto responsable (“los marginales”), una explicación (“haraganería… falta de educación… ”) y una lógica de respuesta, la represiva (“mas policía… comisión garrote… guardias de seguridad ”).

con estas referencias, lo villero es presentado como parte de una cierta identidad común, sean del bañado, chacariteño, o de las, digámoslo así, periferia de las periferias en los 20 municipios que nombra mabel causarano, como integrantes del conurbano asunceno; imaginarios instalados en una matriz de desempleo y subempleo extendido, y también de expectativas de renovación con la incorporación de un gobierno depositario de variopintas “esperanzas de cambio”5.

en este contexto, y ante la falta de investigaciones locales que conceptúen la identidad villera podemos, transitoria y cautelosamente trabajar desde el planteo de guber (p. 151):

la población que reside en las villas miserias, precarios asentamientos erigidos sobre terrenos fiscales o de terceros y, por lo general, carentes de los servicios urbanos básicos6.

si, adhiero a lo que la guber argumenta como motivo de su preferencia por “villera” (integrante de las clases subalternas de nuestra sociedad, articulada en una posición asimétrica y subordinada a los sectores hegemónicos) respecto al termino “marginalidad” pues este último no pondría el énfasis en las cususas de este fenómeno:

su posición de exclusión respecto a la propiedad (de los medios de producción, de la vivienda y el suelo, etc.) y a la venta de su fuerza de trabajo en los sectores no formales de la economía.

¿de donde esto?

la experiencia que inspira este trabajo esta situada en la villa cerrito, de fernando de la mora7, en la zona sur, sector “más pobre” de la ciudad en relación con la zona norte.

esta villa surge en el año 1989 a través de la ocupación de tierras que estaban a nombre de alfonso colmán, caudillo de la zona y figura del régimen stronista8, por parte de migrantes de áreas rurales y urbanas de la periferia de asunción. hoy está compuesta por aproximadamente 180 familias, la mayoría en situación de desempleo o empleo precario (reciclado, venta callejera, limpieza en casas de particulares).

discusiones

OgAAAAfEqXzVMNZEpQ_MR5gqhqqdluhR5sFqLFOnHrTPtWTWaNwc3SwezWdxhbMyq0nzDmd5KMzn27Z0sZFYcO_rUbYAm1T1UMQ9jnpwjAqlDECEUwGjwoeQMh_c

de estos procesos surge el problematizar algunos puntos, o palabras ideas, que quedaron a trabajar de estas experiencias. ellos son:

  • delito.

  • drogas.

  • rehabilitación.

  • maternidad.

delito

OgAAAC7mH6bzziNPXr7flhYB9zQUHKcjJkp1roFxa6i-u75JqwVDEq2iX4YWCQ4cPGo28R-KaPAbWbGuP8jEaBhQGd0Am1T1UPf9YhLvC-Avqzbx8BNDZbyN5oHS

cuando se trata

del estado, nunca dudamos demás

pierre bourdieu

intentaré apuntalar algunos emergentes de nuestro trabajo de campo desde la antropología jurídica.

en nuestra experiencia, un punto que nos fue relevante es la muy puesta condición de sospechosos de adolescentes y jóvenes varones desde diferentes instituciones (policial, jurídica, mediática, sanitaria, familiar, educacional, vecinal), esto era un presupuesto dado. la sinergia de estas perspectivas, nos impresionan como exacerbando el encierro multidimensional en el que perviven los sospechosos.

uno de los mecanismos fundamentales que permitieron –nos dice misse- en el occidente moderno el desarrollo de la autorregulación de las pulsiones de los mismos individuos fue la socialización de la acusación. así, este autor nos propone, para comprender la construcción social del delito, cuatro niveles analíticos interconectados:

  1. la criminalización de un curso de acción típico-ideal como “delito”(a través de la reacción moral de la generalidad que define tal curso de acción y lo establece en los códigos, institucionalizando su sanción).

  2. la criminación de un hecho, a través de sucesivas interpretaciones que encuadran un curso de acción local y singular en la clasificación criminalizadora.

  3. la incriminación del supuesto sujeto – autor del hecho, en virtud de testimonios o evidencias intersubjetivamente compartidas.

  4. la sujeción criminal, a través de la cual son seleccionados preventivamente los supuestos sujetos que compondrán un tipo social cuyo carácter es socialmente considerado como “propenso a cometer delito”.

un apartado merece lo que salió respecto a ciertas prácticas policiales, según versiones de pobladores de esta villa: coimas, amenazas, chantajes, detenciones irregulares, torturas de diverso tipo son situaciones repetidas.

en este sentido es de reflexionar la construcción de un -en palabras de tiscornia- derecho de policía, consolidado por:

. las costumbres burocráticas al interior de las instituciones de control y castigo.

. los espacios de sociabilidad que se configuran entre agentes policiales y agentes judiciales.

. las prácticas cotidianas y rutinarias de coerción y violencia sobre determinados sectores de la población y la domesticación y normalización de los cuerpos concomitantes.

este derecho de policía sería parte clave de un régimen de producción de verdad sobre los hechos investigados por la justicia penal.

otro tramo de este camino está dado por los malestares de familias de la villa, vinculados al paso a través de las burocracias judiciales. Aquí también las coimas y- lo que señalara el autor citado en este párrafo- la sensación de estar en casa ajena. una caracterización que hace martínez de estas burocracias nos puede ser útil: se basan en una fuerte cosmovisión jerárquica de las relaciones sociales, y un manejo de códigos cerrados de lenguaje y de procedimientos, usados como estándares homogéneos para traducir lo que las personas del común dicen y piensan a un lenguaje judicial. toda deviene en una marcada desigualdad entre “público” y “funcionarios”, estos últimos pertenecientes a un mundo dotado de una lógica que los organiza, los legitima y les confiere autoridad.

drogas

OgAAALp5i2sLDSUEnDcPWREQQWSlfx-EfMy3bXGhI5pYcf3V4KkGfrTNB9OI-21hJP4VGKB2F7YVXI9YcZU9uAeckBkAm1T1UDZJf5hNxRi-8cjZBSndj-5zE7Fs

la asociación delincuencia-violencia-min oridad-droga genera “palabras vómito”

aldo andrés casas

según, casas el concepto unificado y estigmatizante de “droga” según el uso del sentido común9, es una conceptualización relativamente reciente que conjuga diversos modelos de percepción y gestión del tema “drogas”:

. modelo jurídico – represivo, que plantea a un sujeto “drogadicto delincuente”.

. modelo médico – sanitarista, que presenta al “drogadicto enfermo”

. modelo socio – cultural, desde lo etnográfico antropológico. este parte de que, para dar cuenta del fenómeno de las drogas, se debe considerar la inextricable relación entre el individuo, la sustancia y el contexto; esto condicionará una determinada construcción del sujeto, las expectativas sobre el significado de sus actos, la presentación material de los productos, las vías de obtención, las formas de ingestión, las dosis, etc.

en cerrito, vimos el uso de diversas drogas ilegalizadas o abuso de legalizadas10. teniendo en cuenta que en este momento es la marihuana un tema de discusión extendida11, su ubicación como tema malignizado elijo discutirlo bajo el tópico “drogas”. creo que esta muy enrarecida la posibilidad de un proceso reflexivo publico abierto, coincido con celis en que no hay que demonizar ni santificar los productos sociales sino desnudarlos de sus etiquetas, separarlos de sus grupos de interés que se forman alrededor y contribuir con ello al debate social.

con ella, pese a la evidencia existente, se impone un imaginario negativo12; cuando se alcanzan los límites de cierta explicación científica, surgen enmascaradamente los impulsos conservadores y las recetas morales que pretenden mantener las condiciones estructurales imperantes, a través de una exaltación de los efectos negativos y una completa omisión de las

ventajas y posibles usos benéficos de la marihuana.

OgAAAOiP7tqQokxlOZq3v5NZn_1fTsTTmGbvybHHWnAvuW1vbRpC7CRLHiZSqnbkZczPjUl066Qt0opGsKZcsLInM7YAm1T1UI2Ie-Vhj_ddkghBTlryMK9FmqGs

ciertos grupos asumen la condición de “moralizadores” orientados a la propagación de los “altos valores” cada vez que temas candentes y polémicos se instalan en el debate legislativo.

cuando se marca un cierto tipo de actividad como infamante, cuando se lo estigmatiza (goffman), no se apunta tanto al cambio del comportamiento de los que están involucrados en dicha actividad, como a controlarlos mejor y separarlos del resto de la población, para preservar a esta de la contaminación.

a partir de estigmatizar y criminalizar el consumo de drogas, se generaron todas las condiciones para que una actividad más o menos problemática (como muchas otras), se convirtiera en una cuestión especialmente conflictiva a nivel social que multiplica los daños y peligros para una parte significativa de los que la practican.

son etiquetados como “drogadictos”, y pasan a representar, en el imaginario colectivo, al conjunto de los usuarios de drogas (identificados, además, por una cierta iconología que los representa como agresivos, sin hábitos de trabajo etc.) con lo que se crea la alarma social que justificará la reacción social a través de la cual actuará el estado, acompañado de algunas buenas gentes, dispuestas siempre a lo mejor para su lucimiento social.

el temor suscitado por las drogas está ligado a la angustia frente a la inseguridad ciudadana, ligada a su vez a condiciones socioeconómicas que arrojan cada vez más proporción de sujetos con diversos gra­dos de privación material y sensaciones de resenti­miento social. el temor a la posible victimización de la delin­cuencia, unido a una sensación difusa de ataque al orden moral en general, favorece que, en la población, la drogadicción se convierte en una suerte de operador general de explicación de los hechos de de­lincuencia, generando una ‘sospecha a priori’.

segura nos propone indagar la ciudad desde el miedo, partiendo de que los miedos no son solo una forma de hablar del mundo sin también una forma de actuar en el. pensando en como ir tramitando esos miedos, quiero proponer otra acepción de “droga”: todo fenómeno que vivenciado de cierta manera, estrecha nuestro presente y futuro. si en la práctica, los efectos nocivos resaltados son en gran medida precarización y perversión ¿pudiera también producir esos mismos resultados ciertas formas de vivir -por ejemplo- la religión, la pareja, el dinero…? en ese sentido ¿cabría ser expandida la noción de «drogadictos» a quienes abusan de estas cuestiones?13

rehabilitación

OgAAAFnYXvTbgjkGaZsVLqmLhpUzpnJIvlDdSbY8L2UYGKYoNIiH3s1Lko42kMT_DmYYRWlQGV7x9bR4CEriAYMeQOAAm1T1UHOoOrrvrdhlVP_VPkmO2F3oZMHb

la clase médica es a quien primero corresponde el derecho a la jurisdicción sobre la etiqueta de “enfermedad” y sobre cualquier cosa a la que la misma pueda pegarse.

eliot freidson


las personas entrevistadas convergieron en la apreciación de que villa cerrito es un lugar enfermo, pues “hace mal” a los que allí viven, quienes no pueden ser y hacer “lo que deben”. en cuanto significación, cerrito es un lugar investido de ese sentido, y, como tal, debe evitarse o abandonarse.

hipotetizamos, a partir de esto que, localmente, plantean tres modelos de rehabilitados:

– el que sale: ‘dejáte de la droga’, me dijo vaca que pasó también por muchas cosas así (…) ‘dejáte de la droga, yo pasé ya por las misma cosas y no vas a ganar haciendo esas cosas’,

– salida carismática: incorporados a experiencias religiosas.

– modelo de estado – nación: desde la legitimidad creada por sus instituciones y su incorporación al sentido común: es mejor para mí, irme al centro de rehabilitación y detrás de mis hermanos….

ahora, ¿hasta que punto estas visiones están vinculadas con ciertas nociones difundidas desde “instituciones de salud”? es conocido que muchos conflictos sociopersonales se han ido transformando en “problemas médicos” sobre los que se ha intervenido, básicamente, sobre una política biologista e individualista. en esta línea, uso de menéndez su constructo, el modelo médico hegemónico (mmh), que define como un

conjunto de prácticas, saberes y teorías generados por el desarrollo de lo que se conoce como medicina científica, el cual desde fines del siglo XVIII ha ido logrando establecer como subalternas al conjunto de prácticas, saberes e ideologías teóricas hasta entonces dominantes en los conjuntos sociales, hasta lograr identificarse como la única forma de atender la enfermedad legitimada tanto por criterios científicos, como por el estado

coherente con el mmh, el tema denominado “rehabilitación” aplicado a estos territorios y poblaciones, tiene mucho que ver con ciertos abordajes a las llamadas drogodependencias, subcampo de la especialidad médica psiquiatría.

en paraguay, ante los dominantes abordajes manicomiales14, que pudieran entenderse a partir de sus verbos:

. clasificar,

. discriminar (son fundamentalmente para clases subalternas),

. encerrar (como deposito donde custodiar diciendo que cuida), y

. adaptar (normatizar toda conducta que interpele un modo único de sumisión cotidiana y trabajo dependiente), y contrariamente a esto, hay situaciones que han llevado a comenzar a rever las prácticas en “salud mental”15.

estas prácticas, relativamente, emergentes, plantean interrogantes sobre si los nuevos modos de trabajo en salud mental comunitaria16 pudieran estar reproduciendo (y, por ende, revitalizando) modos represivos en estas comunidades.

maternidad

OgAAAGKQBITuHNIsX76HHIuJHPV-Fpif4s38RruN-BbFCW8xrEPEgbAZ6NwRAGi_Wi6dPMLimQkNeGphVDj7sCTz2wgAm1T1ULrSfuXLTg0a4y63HrFFkxHM-MRy

me limitaré al comentario de una pacie nte de clase obrera argentina quien, años atrás, tuve que entrevistar en u n servicio psicosomático de ginecología. cuando pregunté a esta mujer cuarentona y desgastada sobre su vida sexual, me contestó: “mi esposo es muy considerado. como sabe lo cansada que estoy de noche, no hace ya uso de mí sino que se arregla fuera de casa”.
marie langer


fonseca y cardarello nos hablan del aumento sensible del uso de categorías, en los servicios estatales que trabajan con infancia, que subrayan la falta de moral de padres o tutores: categorías que sugieren una acción maléfica como “abandono… malos tratos… negligencia… abusos”, dejando de lado explicaciones que resaltaban problemas de origen más bien socioeconómicos. hoy más que nunca la familia pobre es culpabilizada por la situación en la que se encuentran sus hijos.

esto no es exclusivo de la explicación que, en la villa, la policía suele dar (sin duda con fuerte connotación de reproche y culpa) de las conductas de los adolescentes son dos:

. haraganería y rebeldía de estos, y

. descuido de los padres, que habitualmente quiere decir “madres”, en la división doméstica del trabajo.

sobre esto último, ¿qué cosmovisiones de maternidad predominan en estas mujeres, madres de adolescentes judicializados, desescolarizados, multiestigmatizados? ¿qué papel juegan ellas en las situaciones que atraviesan sus hijos?

inmersas en un mundo cultural que desafía para ser comprendido. En ese sentido, me detengo en lo que benno glauser (estudiando “barrios marginales de asuncion”), llamó “elementos de la cultura como respuesta a la vida” ; propone:

  • mecanismos de defensa como el ñembotavy.

  • capacidad de improvisación, o creación trasformando lo que obstaculiza en elementos útiles de su supervivencia (ejemplo, reciclado).

  • anhelo de bienestar y tranquilidad individual y familiar.

  • religiosidades.

  • capacidad de “aguantar”.

  • múltiples valores que arman una “sublegalidad”. complementando y desplazando los valores, que podemos entender como hegemónicos.

las madres dicen: yo no puedo más, yo no puedo más.

plantean estar superadas para la crianza de sus hijos.

la impresión que tuvimos es que estas mujeres pendulan entre respuestas de tipo plagueo (enojo, castigo físico, reproches y culpabilizaciones, somatizaciones) por un lado, y otras permisivas (por ejemplo rescatando de empeños, prendas que sus hijos dejaron para obtener “plata para su droga”). ambas posiciones dejan una vivencia de profunda impotencia para resolver el cotidiano que viven.

un elemento que apareció, en la explicación que daba una mujer madre del porque cierto uso nocivo de drogas ilegalizadas y de sustracción de objetos de sus hijos, fue el uso del carrito17: un vehiculo a tracción animal (caballos casi siempre) con el que venden frutas o hacen fletes, pero que sería soporte para el inicio de cierta autonomía de los niños respecto a ellas.

una pregunta que surgió en función de esto, es si hasta que punto estas mujeres-madres no solo no están listas para soportar cierta independencia de sus hijos adolescentes, sino también en que medida su, digamos, proyecto de vida, esta supeditado a la “felicidad” de sus hijos, postergando y negando sus proyectos en sitios donde el patriarcalismo y el empobrecimiento tienden a configurar nítidamente las cosmovisiones.

si la familia, la organización paterno-filial dependía, plantean duchatzky y corea, de un orden social específico (la sociedad burguesa), que le confería la tarea de construir la matriz subjetiva de los futuros ciudadanos, vemos en asunción metropolitana que, la oferta estatal para estos grupos sociales se mueve entre la ausencia, la precariedad y la represión.

en este marco institucional, este intento de retener a sus hijos en un abrazo ¿pudiera estar cubriendo una especie de estrangulación a los mismos, abandonos estatales, vaciamientos de sentido como mujeres y relaciones de poder entre parejas de varones y mujeres, bajo una escenografía de “violencia juvenil”?

remanentes como preguntas

OgAAALp5i2sLDSUEnDcPWREQQWSlfx-EfMy3bXGhI5pYcf3V4KkGfrTNB9OI-21hJP4VGKB2F7YVXI9YcZU9uAeckBkAm1T1UDZJf5hNxRi-8cjZBSndj-5zE7Fs

si. quedan varias preguntas solo planteadas. entre las insuficiencias del autor, la complejidad del tema y la necesidad que la ciencia mantenga su cualidad de apertura al no saber, hay un camino a priorizar: transitar la villa, pensándola.

bibliografía

. casas, aldo. “drogadicción”, salud y política. entre la ruptura del lazo social y la reapropiación de las condiciones sociales de existencia. la “drogadicción como proceso de salud-enfermedad-atención. representaciones y practicas sociales en conflicto. una mirada desde la antropología crítica a representaciones y prácticas sociales en conflicto. cuadernos de herramienta nº 2. buenos aires; 2003.

. causarano, mabel, velázquez, vladimir. ciudades no pensadas: la deuda intelectual. 27.03.2007.

http://www.rema.org.py/documentos/ciudades%20no%20pensadas,%20la%20deuda%

. celis, juan. antropología y políticas publicas de control social. re-clasificación de la cannabis sativa como droga dura: trasfondo y fundamentos del discurso del gobierno chileno. temuco, 2008.

. colucci, mario, di Vittorio, pierangelo. franco basaglia. buenos aires: nueva visión; 2006.

. duchatzky, silvia, corea, cristina. chicos en banda. los caminos de la subjetividad en el declive de las instituciones. buenos aires: paidós; 2007

. Fonseca, claudia, cardarello, andrea. derechos de los más y menos humanos. en: tiscornia, sofia, pita, maría victoria (comp.) derechos humanos, tribunales y policías en argentina y brasil. estudios de antropología jurídica. buenos aires: antropofagia; 2005.

. glauser, benno. elementos de la cultura como respuesta a la vida en barrios marginales de asunción. pp. 427 – 440. ceaduc. suplemento antropológico. vol. xxxii, ns 1-2; diciembre 1997.

. glavic, marcelo, barriga, omar: hacia una comprensión del consumo de marihuana. ciencias sociales online, marzo 2005, vol. ii, no. 1 (31 – 44). universidad de viña del mar-chile.

. goffman, irving. estigma. la identidad deteriorada. buenos aires: amorrortu; 2003.

. guber, rosana. identidad social villera. p 151. en: mauricio boivin. constructores de otredad. una introducción a la antropología social y cultural. buenos aires: antropofagia; 2007.

. martínez, maria josefina. viaje a los territorios de las burocracias judiciales. cosmovisiones jerárquicas y apropiación de los espacios tribunalicios. ob. citada.

. menéndez, eduardo. modelo médico hegemónico y atención primaria. pp. 451-464. asociación de médicos residentes del hospital de niños ricardo gutiérrez y comisión argentina de residentes el equipo de salud. segundas jornadas de atención primaria de la salud. buenos aires; 1988.

. misse michel. sobre la construcción social del delito. esbozos de una interpretación. ob. citada.

. romaní, oriol. etnografía y drogas: discursos y práctica. nueva antropología. revista de ciencias sociales, issn 0185-0636, nº. 52, 1997, pags. 39-66.

. segura, ramiro. los “otros” en el espacio urbano. miedo y construcción del “otro peligroso” en el espacio urbano. en: achilli, elena (comp.). vivir en la ciudad: espacios urbanos en disputa. rosario: laborde libros editor; 2005.

. tiscornia, sofía. límites al poder de policía. el activismo internacional de los derechos humanos y el caso walter bulacio ante la corte interamericana de derechos humanos. ob. citada.

. wacquant, loic. las cárceles de la miseria. p. 12. buenos aires; manantial; 2004.

1 incluido el sentido común del personal de salud.

2 del primer grupo: cocaína, crack; del segundo: alcohol, psicofármacos (beonzodiazepínicos, anfetamínicos), solventes (“cola de zapatero”).

4 nos dice casas que prácticamente todos los gobiernos y el sistema mundial de estados están desde hace años empeñados en una política inspirada y bautizada por los estados unidos de norteamérica como la guerra contra las drogas. desde 1988, tal política exige la llamada tolerancia cero en lo que incluso defensores de semejante estrategia consideraron una peligrosa escalada hacia “la guerra contra los consumidores de droga.

6 entiendo lo manicomial como relaciones sociales de tipo asimétrico en las que grupos social es (médicos, psicólogos, jueces, policías, periodistas, familiares, vecinos…) se adjudican el derecho de definir a otros como “locos” (o “esquizofrénicos” o “incapaces”) y, también, definir las medidas necesarias a partir de esto, sobre estos últimos.

7 ellos son:

– la demanda al estado paraguayo (2002) por el encierro de 2 adolescentes en el hospital psiquiátrico de asunción por años, que logra su sanción por la corte interamericana de derechos humanos (cidh).

– el proceso de descentralización de la atención pública en salud mental, aun hoy dentro de un exiguo presupuesto estatal.

– el genocidio de 400 personas en el hipermercado ykua bolaños (agosto, 2001), que motivo la participación masiva de profesionales y debates importantes respecto a la praxis de los mismos ante los requerimientos impostergables que la situación planteo, y para los que no había referencias previas.

8 (y aquí tomo lo que franco basaglia (p. 120) criticaba sobre los community mental health centers (durante el gobierno kennedy en eua), que tendrían la función de

controlar –a través de la dilatación del problema de la prevención y poscura- toda forma de desvío, dándole al mismo tiempo una definición de carácter sociopsiquiátrico.

9 … y ahí empezó él a trabajar, pero yo hasta ahora estoy arrepentida, dije loo, me arrepiento de todo corazón…porque eso lo que le hundió a mi hijo, y desde ahí lo que empezó, porque antes ello no se iba ninguna parte. nosotros trabajábamos, llegábamos en casa, y si ello entraban a la mañana, yo nomás me iba y compraba todo ahí, todas las cosas de lo que tengo que vender, y él llega de la escuela y tiene que ir junto a mi, trabajamos hasta la tardecita y llegamos todo otra vez acá, y ello se acostaba y dormía todo bien, y ese carro yo compré y ello cambio loo.. 14 año y él ya estaba loo en el carro, llevaba muchas cosas, ello algunas veces no llega loo temprano, y él… lo que le hundió es el carro por eso vendí todo, yo co tenia 3 carro.

10 nunca los únicos.

11nicanor. presidente constitucional 2004 – 2008.

12el 20 de abril pasado fue electo presidente de la república, dentro de una alianza de partidos de diversa presentación político ideológica, fernando lugo afectando 61 años de clara hegemonía del partido colorado.

13si bien la heterogeneidad local no sigue estos criterios (por ejemplo: tienen servicios aunque con conexiones ilegales),

14 una ciudad con cerca de 200.000 habitantes que hace parte del área metropolitana de asunción (colindante con ella), caracterizada como “ciudad dormitorio”, con intensa actividad comercial.

15 alfredo stroessner (encarnación 1912 – brasilia 2006), militar. fue presidente de la república (1954 – 1989), ejerciendo una brutal dictadura con efectos en lo político, lo económico, lo cultural y lo social hasta hoy.

16 abril, 2007.

17 gustín barúa caffarena, wilma mancuello, vladimir velázquez. “así es la cosa…”. explorando discursos de la villa en asunción metropolitana. ix congreso argentino de antropología social. posadas. 5 al 8 de agosto del 2008.


agustín barúa caffarena. trabajo para el seminario de antropología urbana. docente: dominique demelenne. maestría en antropología social – universidad católica de asunción. 2009.

¿Volver a un lugar que ya no existe?

Rememorando al Centro Cultural Espacio Sajonia XXI

por Miguel Ángel Méndez (Sociólogo)

Un 15 de octubre de 1999, en plena noche sajonience, con un concierto de covers de Charly García, a cargo de una banda llamada “Kalele Blues Band” se inauguró hace diez años uno de los primeros centros culturales barriales en la ciudad de Asunción, el Centro Cultural Alternativo Espacio Sajonia XXI


afiche rock argentino

Muestras estéticas, talleres, conciertos serían huéspedes de lujo de un espacio que a su vez sirvió para la realización de presentaciones de libros, seminarios, talleres, almuerzos, borracheras y hasta festejo de 15 años de una adolescente del barrio…

Una marca de lagarto, El Yakaré, marcó la gestión del centro en el aspecto periodístico-cultural.

A diez años del aquel primer experimento social-cultural  autogestionado y autónomo, todavía el poder no se toma sino que se sigue escupiendo…

El último pasquín rezaba:

“Corrían los tiempos en que los dioses se cansaron de ser dioses. Y renunciaron. Otro dios le convenció de que ya no eran necesarios, que se vayan a descansar, que ya fue bastante. Así se bajó el Che del Posters, Cortázar se murió, Vargas Llosa se vendió. A Bukowski le dio igual y siguió bebiendo. Picasso y Dalí durmieron la siesta. Roa se perdió en el baldío y Kurt ya no cazó nada y se metió un tiro…” No sé si es cierto este divague pero cosas así se podrían haber escuchado en el lomitero de Héctor. El primer local nocturno de Héctor Arguello. Ahí se reunían dos de sus antiguos alumnos de catecismo; Eulo y Robert. Entonces con unos cuantos años más y con casi igual cantidad de cervezas encima (claro multiplicada esta cifra por alguna otra que tenga muchos ceros detrás). Ahí, con Eulo y Robert llegaban también Jorge M, Ever, Nelson, Moñoca, Paula, Carlitos Z, Suzana, Patty y Carlitos B. luego de la salida de la facultad de Filosofía.

Afiche Carnavale

“Un día llegó un tipo a eso de las tres por ahí y trato de meterle bala a otro” es una de las historias que cuentan aquellos acerca del lugar. Que por otra parte lo tenía Héctor en sociedad con Vicente. Héctor un día pensó para sí mismo que no podía seguir fiando cerveza y entonces que sería mejor cerrar el local.

Sebas y Jorge B. Tenían una casa que quedaba a dos cuadras y a la vuelta de aquel lugar. Se dividió la casa, los gastos y Héctor y Vicente fueron para allí.

Una mesa de pool, una batería, amplificadores y una casa semi vacía era el panorama de entonces. Eran buenos tiempos, el maestro Mongelós zapaba “cocaine” de Clapton y temas de Pink Floyd con Robert en la batería y un tecladista vietnamita de 27 años que era xenófobo y virgen.-

Vicente se va, lleva sus cosas y se va. Las cosas tampoco acá van como el esperaba.

Se reunen entonces Héctor, Jorge M, Eulo, Robert. Hablan de encargarse ahora ellos, también estaba Nelson. Miguel en ese tiempo había lanzado el primer libro de lo que sería “La Editorial El Ombligo del Mundo”, todavía no se sabe porque onda le invitan a él a meterse en la locura. Miguel, además de loco, tiene el sí fácil (digamos muy parecido a un mono con hojas de afeitar), y sí dijo a la insistencia de Jorge M. a hacer un afiche para el homenaje a Charly García que iba a ver el próximo fin de semana para juntar fondos porque la deuda era muy grande. También dice sí a la idea de Jorge M. de enviar las invitaciones por mail. Paula se encargaría de enviar las gacetillas. Rocío y Christie pintarían unas placas de Rayos X y las pondrían en las paredes como decoración.

– Son las 10:30 Eulo y no hay nadie que hacemo? (Miguel el día del primer Homenaje)

– Y esperamos una hora más y si no viene nadie igual tocamo…

11:35.- 120 Pagantes de una entrada que era de 2.500 Gs. llenan el local del Espacio Sajonia. A partir de entonces 15 de Octubre de 1.999.- empiezan tres años de algo que se llamó Centro Cultural Alternativo Espacio Sajonia 21. Sito en Dr. Paiva 1.533 c/ C. A. López.

Mártes 26 de Febrero 2.002

Afiche último

Participan de la última reunión del Espacio Sajonia como tal: Rocío Ortega, Eulo García, Jorge y Miguel Méndez, Roberto Irrazábal, Héctor Arguello, Giovani, Jorge García, Guillermo Arce y Fides Gauto. Alejandro Lanas no vino terminó tarde con el tema del Yakaré con Juan Heiburn (algo así) y Paola Nuovo y tenía que irse a su casa. Por detrás Juanci Britos habla por su celular. Ever Román llega tarde con una pizza. No no ese era Nelson. Ever ya había llegado con Héctor y Roberto que fueron a ver la película de Tarkovsky en la Manzana o algo así….

Se decide que Natalio Ruiz (alter-ego andrógino, violento pero pacifista, maniaco-obsesivo de Miguel Méndez) preparé el tríptico, Jorge G. Y Giovanni van a ir a Radio Rebelde. Rocío le pasaría la información a Ruiz. Eulo también. Robert vería si se encuentra con Hector para ir a Venus y a la Rockanpó. Jorge M. Enviaría bipers. Pizza Birra y Faso tocaran el viernes, La Kalele Blues Band y Dosis. Fides, Rocío y Carola Mazzotti se encargarían de preparar las cosas tipo cuadros, fotos, etc.

No sé. Me hubiera gustado decirles que estábamos luchando contra la estupidez, que no nos importaba que fuera de izquierda o de derecha. La estupidez es un sistema diferente al de la dictadura, pero igual de estupidizante. Un sistema que te obliga a trabajar 10 horas, te paga por 8 y después otra vez se hace cargo de vos al llegar a tu casa y encender la tele para ver el Noticiero, o Canal A, o Cartoon-Networks o Animal Planet. Un sistema que si no querés estar en él, te ayuda a no estar; te llama a los ascensores, te acompaña hasta el subsuelo tres, te deja entre los autos y cada semana viene a venderte tres litros de cerveza, “…o quiere algo más fuerte, tenemos marihuana… Ahh, pero lo de usted son los dolores, entonces tenemos Dolanet. Pero si lo que le duele es el espíritu aquí tiene, llamé por telefóno, sí, sí, sí.” Pero al día siguiente levántese a las 7. Lleve a sus hijos al colegio (no sea que la cadena de estupidez se corte) y llegué a tiempo a trabajar… O a no trabajar. En este caso es necesario que si no va a trabajar se quede en su casa. Pierda las esperanzas. Diga que es tiempo de la crisis nomás luego, que no hay nada que hacerle. O de lo contrario organícese, vaya a las protestas, haga la Revolución. Total si ellos llegan al poder, la estupidez va a continuar, o vio usted algún partido político llamado “Partido Anti Estupidez”, o alguno que piense tan siquiera bautizar “Imaginación” a su plan de Gobierno. No verdá? Entonces que hace acá, ¡¿ehh?! ¿Qué lo que piensa? ¿Qué le parece? ¿Cómo va su familia? ¿Es feliz? ¿No se siente solo a veces?… ¿No se siente también usted como nosotros, un total estúpido?

Los integrantes del Centro Cultural Alternativo Espacio Sajonia 21 declaran que no hay nadie que los haya obligado a formar parte de esto. Que lo hicieron en total dominio de sus facultades mentales y explican que aquí en esta casa vieja salió lo que salió. Y si hay que hablar sobre lo hecho podríamos mínimamente decir que:

  • Nunca hemos apostado a la organización compulsiva.

  • Hemos corrido ante la posibilidad de que surja una estructura que nos organice.

  • No hemos ganado un peso.

  • Hemos perdido.

  • Pero la verdad nunca luego quisimos ganar. Así que el tanteador queda en cero.

  • Jamás en el Espacio se cometió el error de decidir algo por votación. El método de decisión siempre fue el consenso cerveza y puchos de por medio.- (Democracia Protagonista que le dirán dentro de 10 años, o serán 20?)

  • Siempre prevaleció la aptitud de realizar algo que la de abstenerse ante los problemas que pudiera acarrear ese algo; concierto, libro, etc.

  • Todo el que quiso hacer algo lo hizo.

  • Solo una vez se ha prohibido. El Grupo se reserva cuando, que, quienes y por qués.

  • En materia musical: Hemos preferido dar lugar al rock que hablaba en español . Miguel puso Ñamandú, Los Corales y otros Folcloristas, también Corrosión, Steel Rouse y otros grupos nacionales. Héctor prefirió la música clásica para apaciguar a los borrachos a eso de las 3 de la mañana. Robert no se soltó del enchufe y fue el responsable de la música electrónica que sonó. Eulo sique se colgó con el blues en Español: Papo, La Misisipi, etc. Sabina, Charly, Silvio y Fito son héroes del lugar. Condorito y Chespirito son semidioses. Mafalda se quedó sin su homenaje. Como Los Redondos y los creadores del Absurdo.

  • Además agregan que en materia plástica Rocío Ortega y Nidia Miret colaboraron demasiado para que entendámos algo de ella.-

  • Siguiendo en la plástica se prefirió todo aquello que representase un quiebre con sistemas tradicionales; Dalí, Picasso, Gaudí, el Muralismo fueron una muestra.

  • Literariamente hablando somos culpables de todo lo que se nos acuse. Y… ¿qué quieren nadie se acerco a hablarnos antes? Y bueno, si se acercaban tampoco le habríamos hecho caso. Quisimos mostrar que en Paraguay se produce y se lee. Lanzamos escritores jóvenes. Publicamos sin un norte. Ni el estético, ni el literario, ni el ideológico. Siempre tratamos de hacerlo lo más barato posible para llegar a más gente. Todos los materiales de la Editorial tienen derecho de autor abierto.

  • El Folkclore nos gusta. No podríamos vivir sin el. Pero sin el rock tampoco. Y bueno la música clásica y el blues y el metal y el jazz y y y y y

  • Nos vamos porque queremos pero además porque ya el dueño nos pidió la casa y porque así es la vida viejo, fueron tres años y queremo los sábados ir a lo de nuestras novias, caerle a alguien y aburrirnos placidamente mientras engordamos nos hamburguesamos y creemos que somos felices. (No se preocupen tal vez dure solo unos días.).

CONCLUYENDO

El Centro Cultural Espacio Sajonia 21, se inscribe como uno de los primeros centros culturales barriales de Asunción del siglo pasado, autogesiotionado por sus vecinos.

Sus productos culturales fueron desde polladas poéticas hasta edición de libros y discos.El más notorio sin lugar a dudas, fue el semanrio cultural El Yakaré.

Este experimento social y cultural no hubiese sido posible sin la convicción participativa de sus miembros. Convicción que se manifestó en asambleas periódicas (a veces semanales, otras mensuales) donde todxs tenían la convicción del “no al voto”, y sí al diálogo y al concenso.

El experimento progresó, y se cerró una etapa, en la cual como en los laberintos de Pavlov; en los cuales se cierra una puerta y se abren dos, se abrieron otras posibilidades; “El otro Espacio” fue una de ellas.

De la segunda etapa se podrá decir -cuando haya tiempo y espacio- que ya el grupo humano del Espacio buscaba formar su propia comunidad sin un territorio fijo, pero para eso ya habrá tiempo…

inauguración ticket

Poemas que llegan para la Convocatoria de Generación de los ’90


LOCURA

tu locura

un poco de la mia

transcurrimos

inmundos silencios

alguna vez de tus manos

no recuerdo tus roces

tengo tus ojos

y tu locura

y tu jamas y tu nunca

y tu sangre y tu pelo

y tus gestos y tus arrugas

y tu pavoroso sonido…shhh

Gregael Viveros

(para más poemas haga click en generaciondelos90.wordpress.com)

Primer Concurso Latinoamericano de Novela

ALBA NARRATIVA 2010, para autores menores de 40 años.

image001

CONVOCATORIA

El Fondo Cultural del ALBA, a través del Centro Cultural Dulce María Loynaz, convoca al Primer Concurso Latinoamericano de Novela ALBA NARRATIVA 2010 para autores menores de 40 años, con el propósito de estimular y promover a los jóvenes novelistas que escriben con una mirada latinoamericana y renovadora en los países de Nuestra América. El Primer Concurso Latinoamericano de Novela ALBA NARRATIVA 2010 se regirá por las siguientes:

BASES

  1. Podrán concursar autores de cualquiera de los países de América Latina y el Caribe, independientemente de su lugar de residencia, con obras originales e inéditas, cuyos derechos de publicación no estén comprometidos con ninguna editorial, agente literario o cualquier otra forma de relación jurídica, y que no estén concursando simultáneamente en otro premio.

  2. Las novelas, escritas en castellano, de cualquier tendencia estética y tema libre, deberán tener un mínimo de 120 páginas (180 000 caracteres) y un máximo de 400 páginas (600 000 caracteres), bajo el sistema de plica o seudónimo, deberán presentarse por duplicado y acompañarse de una copia en soporte digital.

  3. Se adjuntará en el mismo envío un sobre cerrado, que contendrá en su interior el nombre, la fotocopia del documento de identidad o acreditativo de la nacionalidad, la dirección postal, el teléfono, y la dirección electrónica del autor, así como un breve currículo. En el exterior del sobre se consignará el título de la obra y el seudónimo del autor.

  4. No se aceptarán originales ilegibles, mal encuadernados, o que no se ajusten a cualquiera de las bases. Los organizadores crearán un Comité de Admisión cuya función será garantizar el cumplimiento de estos requisitos.

  5. Los trabajos podrán enviarse por correo postal o entregarse personalmente en la sede de la institución en La Habana, destacando que participan en el Primer Concurso Latinoamericano de Novela ALBA NARRATIVA 2010.

Centro Cultural Dulce María Loynaz.

19 y E, El Vedado, Plaza de la Revolución,

Ciudad de La Habana, CUBA. CP. 10 400.

  1. Se aceptarán envíos por correo electrónico siempre que se ajusten a las bases y sean realizados en formato word, letra Times New Roman, 12 puntos, realizados antes de la fecha límite y solo a la dirección premioalbanarrativa2010@loynaz.cult.cu lo cual será confirmado mediante respuesta de recepción del envío. Se deberán adjuntar en un mismo envío dos documentos: uno con la novela que se presenta a concurso y otro que contenga los datos del autor solicitados en la base 3.El plazo de admisión de originales finalizará el 28 de enero de 2010. Solo se aceptarán los envíos que, con fecha postal dentro del término de la convocatoria, lleguen antes del comienzo de los trabajos del Jurado.El Premio Latinoamericano de Novela ALBA NARRATIVA 2010 consistirá en diploma acreditativo, quince mil dólares (15.000.00 USD o su equivalente en la moneda del país del autor premiado) y la publicación del libro ganador. Se otorgará un accésit consistente en diploma acreditativo, diez mil dólares (10 000.00 USD o su equivalente en la moneda del país del autor premiado) y la publicación del libro.La retribución monetaria del premio y el accésit cubren el pago de los derechos de autor para una primera edición de hasta 10 000 ejemplares, realizada por el FONDO CULTURAL DEL ALBA. Cualquier edición posterior deberá hacer constar que la obra obtuvo el reconocimiento del Premio ALBA NARRATIVA 2010.El Jurado estará integrado por tres (3) narradores latinoamericanos de prestigio reconocido. Su veredicto será inapelable.Las sesiones del Jurado formarán parte del programa de actividades de la XIX Feria Internacional del Libro CUBA 2010, que se realiza entre febrero y marzo de cada año, donde dará a conocer su veredicto. El premio principal y/o el accésit o ambos podrán ser declarados desiertos por el Jurado si, a su juicio, no hay obras con calidad suficiente para obtenerlos, pero no podrá dividirlos. También podrá destacar como finalistas otras novelas que a su juicio merezcan reconocimiento, sin que implique un compromiso editorial para el FCA. No se mantendrá correspondencia acerca de los originales presentados y los mismos no serán devueltos a sus autores. La participación en el Concurso Latinoamericano de Novela ALBA NARRATIVA 2010 implica la aceptación de estas Bases. Su interpretación o cualquier aspecto no previsto corresponde sólo al jurado y, en última instancia, a los organizadores

image002

Anuncios

~ por Editorial Ombligo del Mundo en 12 octubre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: