LOS CANGAÇEIROS – BANDIDOS DE HONOR EN EL SERTÂO

En esta edición número 21 del Río de Heráclito -de vuelta de vacaciones -ofrecemos una investigación a próposito de los Bandidos Rurales- acerca de Lampiao, el Rey del Cangaço. El Bandido Rural más famoso del Brasil.

En segundo término; dos invitaciones. La primera de ellas, a la muestra de la SAS y la Asociación de Artistas Solidarios del Paraguay. La segunda invitación: al Aula-Taller de Derechos Humanos por medio de la Literatura Paraguaya, organizada en conjunto por COPLANEA y el CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA JUAN DE SALAZAR, aula taller que estará moderada por dos columnistas de este Blog de Investigación.

Por último una producción del Ombligo del Mundo y Uriel Marshal Producciones; Nicole Arzberguer con un video-clip medley de temas de Lady Gaga y el antiguo “Sweet Dreams” de Annie Lennox

Los escritores jóvenes pueden seguir enviando sus obras a generaciondelos90@gmail.com… a ver si la gente del Movimiento Literario Generación de los 90 vuelve de sus vacaciones.

LOS CANGAÇEIROS

BANDIDOS DE HONOR EN EL SERTAO

fuente: http://www.fotomundo.com/nota.php?id=891

País inmenso, de contradicciones, pesares e injusticias. Los libros de historia refieren que recién en 1880 en Brasil se abolió la esclavitud. De todas su geografía, el Nordeste, en las zonas conocidas como sertão, es acaso el que más padece, con su vegetación achaparrada, llena de espinas y piedras en las partes más altas, así como un calor abrazador en la planicie. Es una tierra de pobreza.

Ahí fue donde surgió el cangaço, pequeños grupos de hombres armados que toman su denominación por la caatinga, significado de “mata branca”, esto es, de los matorrales espinosos que cubren amplias zonas de Alagoas, Bahía, Ceará, Paraíba, Pernambuco, Río Grande do Norte y Sergipe. Esos grupos, a su vez se subdividían o establecían alianzas entre sí para cometer fechorías.

Los Cangaçeiros: Bandidos de honor en el sertão

Existe coincidencia en que “robaban y asesinaban por venganza o por encargo en una época en la que eran frecuentes las disputas entre familias tradicionales debido a la posesión de las tierras y a las luchas por el control político de la región”. Su origen se remonta al siglo XVIII.

En ese medio nació en 1895, en Passagem das Pedras, Pernambuco, Virgolino Ferreira da Silva, hijo de José y de María Lopes, siendo el tercero de una familia que llegó a tener nueve hijos. Tras aprender los rudimentos de la escritura y la lectura, pasó a ganarse la vida junto a su familia transportando mercaderías a lomo de burro.

Había comenzado sus correrías en 1917 en venganza por el asesinato de su padre ordenado por la familia Nogueira y por un tal Zé Saturnino, sumándose a la banda de Sinhô Pereira.

En un reportaje, Lampião dice: “no confiando en la acción de la justicia pública, porque los asesinos contaban con la escandalosa protección de los grandes, resolví hacer justicia por mi propia mano, esto es, vengar la muerte de mi progenitor. No perdí tiempo y resueltamente me preparé para enfrentar la lucha”.

Los Cangaçeiros: Bandidos de honor en el sertão

En 1922, cuando tenía 27 años de edad, formó su propio grupo que pasó a la historia como el último y el más famoso de todos los cangaçeiros. En aquel año atacó la hacienda de Baronesa de Agua Branca, continuó sus combates en Serra Grande, Sergipe, Queimadas, etc. Fue en 1929 que conoció a María Bonita, de 19 años de edad, que se había separado de su esposo. Un año después María decide compartir una vida de aventuras con Lampião.

Los Cangaçeiros: Bandidos de honor en el sertão

Los cangaçeiros eran grupos armados al margen de la Ley, con sus tradiciones, rituales, fervorosamente católicos como una manera de buscar protección divina, que se ponían al servicio de caudillos políticos, otras veces luchaban contra ellos. El grupo de Lampião, que se había puesto del lado del gobierno al recibir la promesa de una anmistía, formó parte del Batalhão Patriótico de Juazeiro, que combatió a la Columna Prestes, provocándole varias muertes (*).

“No puedo decir con certeza el número de combates en que estuve —comentó—. Calculo que debo haber participado en más de doscientos. Tampoco puedo informar con seguridad el número de víctimas que se tumbaron bajo la puntería adiestrada y certera de mi rifle. Pero igualmente me acuerdo perfectamente que, además de los civiles, ya maté a tres oficiales de policía, siendo uno en Pernambuco y dos en Paraíba. Sargentos, cabos y soldados es imposible guardar en la memoria el número de los que fueran enviados para el otro mundo”.

El grupo de Lampião oscilaba entre los 15 y los 50 hombres, “todos bien armados”, tenía un sistema de inteligencia que le permitía tener conocimiento de las fuerzas policiales que le perseguían. Era feroz peleando y fue herido en cuatro oportunidades, algunas de ellas de gravedad.

Los Cangaçeiros: Bandidos de honor en el sertão

Algunos han querido ver en los cangaçeiros una suerte de rebeldía rústica, casi primitiva, de lucha contra las injusticias y el poder, pero en realidad no fueron otra cosa que grupos armados con ciertos principios de honor (por ejemplo, el respeto a las mujeres, el no atacar lugares religiosos, etc.), que les otorgaron aquel áura de modernos Robin Hood. Se ha escrito que “el reparto con los pobres de bienes y dinero saqueados por los cangaceiros nunca ultrapasó los límites de la concepción tradicional de limosna”, pero sus “lealtades más grandes eran antes debidas a los coroneles, sus aliados y protectores”, tal como lo explica el sociólogo Lisias Nogueira Negrão de la Universidad de São Paulo.

Aquellos parajes de Raso da Catarina donde buscaba refugio Lampião es hoy una Reserva Ecológica y sitio de atracción turística gracias a le épica de los cangaçeiros.

LAMPIAO –  REY DEL CANGAÇO


FUENTE: http://brasilsinescala.blogspot.com/2008/08/lampio-compositor-cantor-cangaceiro.html

Lampião – Virgulino Ferreira da Silva. Compositor, cantor, cangaceiro. Nació en Vila Bela, atual Serra Talhada, PE, 07-07-1897 y murió en Angicos, SE, 28-07-1938.

Según Luís da Câmara Cascudo, Lampião, además de compositor, era bailarín, creador y divulgador del xaxado (ritmo nordestino), además de cantador de emboladas y sambas (de acuerdo con investigaciones realizadas por Frederico Bezerra Maciel).
Antes de Lampião, no había música en el cangaço . No había en realidad ni cangaço en el sentido social, solamente grupos de cangaceiros (bandidos rurales del sertão).
Lampião creó un estilo, una modalidad de música popular sertanejo-nordestina, un lenguaje que llegaba a todos naturalmente. Era un lírico que se deslumbraba con la contemplación de los escenarios de la naturaleza, de una flor, del aroma a tierra mojada, el gotear de una bica; las cosas mas simples y puras de la naturaleza, del canto doliente del boyero. Componía, era poeta. Creador del xaxado, traduciendo el ruido, rasposo o xaxante, peculiar de la pisada de las ‘alpargatas’ en el piso seco, pedregoso y de tierra quemante de los caminos del sertão.
Su máxima creación fue el baião ‘Mulher rendeira’ (Mujer que hace encajes), que se tornó en el himno de guerra del sertão (segun Cascudo, el 13 de junio de 1927 atacó la ciudad de Mossoró, RN, con más de 50 cangaceiros, en pleno día, cantando ‘Mulher rendeira’). Tenía 24 años al componerla, inspirada en el aniversario del natalicio de su abuela materna, doña Maria Jacosa Vieira Lopes, ‘Tia Jacosa’, el 15 de septiembre de 1921, para homenajearla, ya que ella se dedicaba a hacer encajes. Le llevó casi 5 meses la composición y la presentó en la hacienda Poço do Negro, municipio de Floresta, Pernambuco, el 22 de febrero de 1922. La naturaleza musical de la pieza, el ritmo, es de tonada-baião. Fue interpretada por grandes artistas, coros y conjuntos, dominó todas las clases sociales; incluida en el film ‘O cangaceiro’, e interpretada por Alfredo Ricardo do Nascimento, Zé do Norte. Tuvo renombrados intérpretes entre los que se destacan, Michel Legrand y Pierre Dorsey. Lampiao no sabía teoría musical; no sabia escribir música.


Dijo Ventania, uno de los cangaceiros del grupo de Lampião: ‘Él inventaba la música con la letra y luego nos enseñaba a cantarla.’
Dijo el mayor Optato Queirós: ‘Siempre Virgulino Ferreira se reveló como un genio en todo lo que pretendió realizar. Fue óptimo jinete, corralero, agricultor, comerciante, acordeonista, domador de caballos, afamado vaquero, domador de burros bravos, poeta, músico, artista, con buen tino político y, por último, buen partero y enfermero”.
Lampião tocó rarísimas veces instrumentos de viento, como el ‘pife’ (pequeña flauta) y armónica. Hizo algunos intentos con la rabeca (especie de violín nordestino). Sus instrumentos favoritos eran el acordeón de ocho bajos y la guitarra. De vez en cuando tocaba violão, pandeiro, ganzá, maraca, triângulo y el reco-reco.
Era gran fiestero y usaba el recurso psicológico de la alegría y del arte, de la música y de la danza para dominar a su grupo de cangaceiros. Nunca compuso ninguna canción para comercializarla. Enseñó el xaxado en los bailes. Bailaba vals, polca, baião, samba-do-sertão, quadrilha (en lãs fiestas juninas), pero lo que a él más le gustaba era el coco-do-sertão, oportunidad en que se soltaba a improvisar repentes (especie de payadas). Además de ‘Mulher rendeira’ (‘Mulé rendera’en el lenguaje local), compuso también las siguientes canciones: ‘Teus lábios’, 1915 (hoy perdida), ‘Vaqueiro eu sou’, 1916 (perdida), ‘Escuta donzela’, baião, agosto de 1922, ‘Ia pra missa’, xote, 1923, ‘Sabino e Lampião’, xaxado, 1924, ‘Sangue e justiça’, 1925 (perdida), ‘É lamp, é Lampião’ (llamado de ‘O toque de Lampião’, considerado el segundo himno de guerra del grupo), 1926, ‘Eu não pensei tão criança’, baião, 1927, ‘Acorda Maria Bonita’, toada, 1930, ‘Se eu soubesse’, toada, ‘A laranjeira’, baião, 1930.

Una letra:


Despierta María Bonita,
levántate y ve a hacer el café,
que el día viene clareando
y la policía ya está en pié.


Hasta el día de hoy se discute si los “cangaceiros” eran simples bandidos rurales o rebeldes que luchaban contra los terratenientes.

VIDEO SOBRE LAMPIÂO


INVITACIONES


CLIP DE NICOLE ARZBERGUER

Anuncios

~ por Editorial Ombligo del Mundo en 30 enero 2010.

Una respuesta to “LOS CANGAÇEIROS – BANDIDOS DE HONOR EN EL SERTÂO”

  1. Encontré un libro sobre el tema de los Cangaceiros que me gustó mucho, aporta bastante información y es muy fácil de leer ya que es una novela.

    http://es.united-pc.eu/libros/narrativa-novela/otros-varios/sangre-polvora-amor-y-sudor.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: