A PROPÓSITO DEL CASO DE ACEPAR

 En esta edición 33 del Río de Heráclito publicamos “A próposito del Caso Acepar”. Un artículo de divulgación sobre Empresas Recuperadas por Obreros en Paraguay. Actualizamos información sobre la situación actual del conflicto obrero en la siderúrgica. Y damos a conocer imágenes de la brutal represión recibida por los obreros la semana pasada.

OBREROS: A RECUPERAR EMPRESAS

Pequeña Introducción

Al respecto del actual conflicto obrero-patronal en la empresa mixta (con capital Estatal-Obrero-Privado) de Acepar es importante asumir una posición sociológica que permita encontrar una solución pacífica al conflicto suscitado en la empresa paraguaya productora de acero; para ello es necesario revisar casos exitosos del traspaso de empresas  a la gestión operaria.

La “Empresa” en un enfoque sociológico es una entidad social que está integrada por capital económico, capital social y capital humano, como  factores principales de la producción;  dedicándose a actividades industriales, mercantiles o de producción de servicios, cuyo fines son lucrativos y de responsabilidad social enmarcada dentro de una legislación de un estado social de derecho en nuestro país.

Así podríamos entender que una empresa persigue los siguientes objetivos:

–       Lucro Económico a fin de sostener y reproducir su capital económico. Satisfacer las necesidades de los seres humanos que las componen, en cuanto a capital humano, referidas estas a trabajo, comida, vivienda, seguridad social, salud, educación y expectativas de crecimiento. Esto generalmente se realiza en el marco de los salarios, incentivos, beneficios sociales y promoción de sus integrantes.

–       Aumentar su capital social, a partir de la micro-sociedad que la compone, esto es aumentar los valores de la comunidad de la empresa, la capacitación contínua, la confianza mutua y el trabajo en equipo.

Las empresas al conformar una organización de seres humanos con el objetivo de producir bienes y/o servicios no están exentas de reproducir (sino más bien, reproducen) en su seno los conflictos sistémicos de la sociedad que la rodea.

De la misma manera que estos conflictos se reflejan al interior de la empresa, ésta también puede ser  el escenario  donde pueden ser superados.

Asumimos pues; la Empresa es necesaria dadas las circunstancias actualmente complejas  de producción de bienes e intercambio de servicios. No se puede prescindir de ella, pero sí es necesario transformala a fin de atenuar las causas de conflictos permanentes o latentes propios de una sociedad en constante estado de conflicto y de cambios.

CASOS DE EMPRESAS TRASPASADAS AL CONTROL OPERARIO EN PARAGUAY

CASO 1: Empresa de Transporte Rojas Silva S.A. (Línea 14 – Asunción – Dpto. Central)


En mayo de 1996 los chóferes de la Empresa de Transporte Público de Pasajeros Rojas Silva S.A. de Asunción, comenzaron una huelga en demanda de mejoras salariales y regularización de pagos de la seguridad social, la huelga planteada en el escenario más conflictivo del gobierno de Juan Carlos Wasmosy duró 77 días. El propietario de la empresa al verse superado por la crisis y las demandas del sector trabajador propone la venta de la empresa de transporte. Los trabajadores organizados en forma sindical piden el apoyo de su central de trabajadores, la Central Nacional de Trabajadores, la misma hace gestiones con el Banco Nacional de Trabajadores, que en ese entonces fungía como órgano crediticio de los trabajadores sostenido a base de descuentos compulsivos de los salarios.

En Julio de ese mismo año a través de un crédito otorgado por esta entidad al sindicato de trabajadores de la Empresa Rojas Silva S.A., vía mediación de la Central Nacional de Trabajadores, se concreta la venta de la empresa de servicios a sus operarios, cerrándose el conflicto con un acuerdo de traspaso a los trabajadores.

El régimen de transporte público de pasajeros en Asunción y área metropolitana está regida por la Secretaría del Transporte del Asunción y el Área Metropolitana (SETAMA), el mismo no contempla en su licitación de trayectos la concesión a figuras jurídicas cooperativas, razón por la cual los obreros deciden continuar con la figura jurídica con la cual la línea de transporte venía prestando servicios. Es decir no se conforman en una cooperativa sino que continúan como Sociedad Anónima. Con la diferencia que a partir del acuerdo los chóferes de la Empresa Rojas Silva pasan a ser accionistas de la misma. Esto llevó a los trabajadores a nuevos escenarios, lejos de cualquier visión fatalista de la historia que contemple un final feliz o un final de la historia (cierre de la empresa), los nuevos escenarios continuaron suscitando conflictos endógenos a los otrora chóferes; ahora devenidos en noveles accionistas con nuevas obligaciones.

Estos conflictos llevaron a la escisión del sindicato a partir del cual se formó otra empresa de transporte público gestionada por sus operarios.

A once años de aquel traspaso de la Empresa Rojas Silva S.A. al control operario pese a las dificultades que atañen a una empresa gestionada por trabajadores en un sistema que no contempla esta figura, estos trabajadores siguen cubriendo los trayectos de Asunción que van del barrio Roberto L. Petit al Barrio Thompson de Asunción con 36 unidades de transporte. Dando fuente de trabajo a 101 personas empleadas como chóferes, personal administrativo y mecánicos.

Durante el Gobierno del presidente Luis Angel González Macchi, el Banco Nacional de Fomento otorgó créditos millonarios a empresarios del transporte, que dejaron este crédito sin pagar, por lo cual el banco luego requisó unidades de las empresas de transporte; la Empresa Rojas Silva S.A. no se presentó a la concesión de estos créditos evitando así las consecuencias del no pago de ellos. Cabe mencionar que esta morosidad ensució a una veintena de empresas transportistas.

Los trabajadores y nuevos dueños de la Empresa pese a las dificultades que atraviesan consideran que se encuentran mejor en este régimen de trabajo entre compañeros. Los desafíos de  los chóferes – accionistas ahora se concentran en obtener préstamos crediticios de la banca privada o pública con el objetivo de comprar unidades de transporte a fin de mejorar el servicio. Los problemas en este ámbito no son pocos. Por otra parte los problemas con la seguridad social siguen vigentes, y se presentan como desafíos a cubrir por un grupo de trabajadores que ven el futuro con optimismo, pese a que la licitación de itinerarios anual de la SETAMA se le presenta dificultosa año a año, debido al ámbito de corrupción con que se manejan estas licitaciones. Reiteran su esperanza en lo ya mencionado, la obtención de créditos que le permitan ya no solo conservar sus puestos de trabajo, sino mejorar el servicio.

 CASO 2: Cerámica Kuarahy – (Ciudad de Yparacaraí – Dpto. Central)


A comienzos del año 1999 una empresa dedicada al ramo de producción de materiales para la construcción, situada en la ciudad de Ypacarai del departamento Central de Paraguay comunica a sus 105 obreros que la persona del patrón se encontraba en imposibilidad de pagar sueldos, jornales y beneficios sociales, y peor aún, de continuar con la fuente de trabajo.

Con la empresa cerrada, un grupo de los obreros parados e impagos deciden retomar sus funciones a mediados del mismo año, ocupan la empresa y la ponen a trabajar. Entablan una demanda contra su dueño por jornales, beneficios sociales, e indemnizaciones impagos y deciden tomar funciones de gestión al frente de la empresa.

En el año 2004 adquieren la forma de cooperativa de trabajo.

De las 105 personas que trabajaban en la empresa de materiales actualmente solo trabajan 25, sin división de trabajo especializado, según sus propias palabras desde la recuperación de la fábrica han producido entre 25 y 40% de la producción habitual antes del conflicto. Las ganancias se la reparten en forma igualitaria luego de cubrir los gastos que demanda la producción.

Dependen de la suerte que surja algún emprendimiento de medianas proporciones y les soliciten materiales para él.

Entre los problemas que manifiestan se encuentra una deuda de 110 millones de guaraníes que dejó el sector patronal al cierre de la fábrica. Dicha deuda está siendo renegociada con la Administración Nacional de Electricidad. Otra dificultad manifestada es el precio de las materias primas para elaborar los materiales de construcción, por último señalan que el principal apuro es por conseguir mercado para su producción. Hablando con una de las asesoras del emprendimiento, manifestó que esto ocurre a raíz que un senador de la república de zona acapara el libre mercado para sus propias empresas de construcción.

Ante la pregunta de ¿Cómo se ven de aquí a diez años? se mostraron consternados,  manifestando “no nos vemos”; incluso de sus manifestaciones surgió la posibilidad deseada de volver a tener un patrón capitalista que les facilite la solución a las dificultades por las cuales están atravesando, vuelta a un régimen salarial y recuperación de beneficios sociales, como el seguro del Instituto de Previsión Social.

CASO 3: Ex Cerámica Santa Teresa S.A. –  (Ciudad de Itaguá – Dpto. Central)


En el año 2001 los dueños de la Cerámica Santa Teresa S.A. fueron víctimas de la crisis financiera que azotó al país, con su dinero depositado en el quebrado Banco Unión, no pudieron continuar con sus empresas por lo cual llamaron al cierre. Sus obreros luego de unos meses de paro y de ver como la empresa de materiales de construcción era rapiñada de sus maquinarias, en asamblea se preguntaron:

–       ¿Qué somos?

Algunos se respondieron: – Nosotros no somos ladrones.

Otros manifestaron: – Somos personas que quieren trabajar.

Y concluyeron: – Somos trabajadores.

Esa misma noche ayudados por la comunidad que rodea la empresa tomaron sus puestos de trabajo y decidieron continuar con el emprendimiento empresarial.

El panorama no fue fácil; deudas millonarias con la Administración Nacional de la Ande y con el Instituto de Previsión Social los esperaban. Estas deudas habían sido dejadas por el anterior dueño, no obstante con el fin de seguir los emprendimientos los obreros debían asumir estas deudas como suyas.

A la hora del primer estudio, manifestaban como “en planes de renegociación” la deuda con la distribuidora de energía eléctrica y que actualmente ellos pagan al día su consumo de energía, evitando que la deuda se agigante. Tres años después, continuando el estudio la asesora manifiesta que aquella deuda con la ANDE ha sido totalmente pagada. Así mismo al momento del primer estudio exploratorio trabajando al 50% de la anterior administración, con un salario igual al 50% del salario mínimo lograron recuperar 136 puestos de trabajo de 187. Tres años después los puestos de trabajo han sido recuperados en su totalidad entre personal de planta y administración.

Para esto los obreras y obreros de la Ex Cerámica Santa Teresa S.A. se conformaron en Cooperativa de trabajo en el año 2003, concientes del dinamismo del mercado y de la importancia de las empresas, lograron la ayuda de la comunidad que de diversas maneras los apoyó en los momentos más difíciles del emprendimiento. Además de los logros ya mencionados en cuanto a la recuperación de los puestos de trabajo y el pago de la deuda con la Administración Nacional de Electricidad han logrado volver a techar su unidad de producción y comprar máquinas nuevas para la producción de materiales de construcción.

Como en todo emprendimiento laboral seguirán existiendo desafíos contra los cuales lidiar, uno de ellos es el deseo de retomar los beneficios sociales del Instituto de Previsión Social, que se les muestra esquivo por su actual forma de organización en cooperativa de trabajo.

Los problemas que manifiestan además de los ya mencionados, son del orden de la dificultad de acceder a materia prima y combustible, y a un mercado que les posibilite llevar la gestión de forma más holgada.

Los obreros de la ex Cerámica Santa Teresa S.A. a tres años de haber tomado la decisión de hacerse responsables de la empresa y pese a las dificultades manifiestas, en ningún momento manejan la posibilidad de volver a un régimen salarial  con un patrón por encima de ellos, más bien pretenden seguir ahondando en la experiencia de estos años apoyados –siempre- por su comunidad.

Con el primer objetivo logrado, recuperar enteramente los puestos de trabajo,  habiendo introducidos mejoras en la empresa en cuanto al capital económico, humano y social, se muestran muy optimistas ante la pregunta: ¿Cómo se ven de aquí a diez años?

EL CASO ACTUAL DE ACEPAR


DOS SEMANAS DE MEDIDA DE FUERZA EN LA PLANTA DE VILLA HAYES

Acepar (Aceros del Paraguay) es una empresa del Estado Paraguayo que sobrevivió a la oleada neoliberal de los 90 gracias a la activa resistencia de sus trabajadores. El conflicto que en los 90 había sido solucionado con la participación de los trabajadores en un 33% , 33% del Estado Paraguayo y 33% de capitalistas argentinos que compraron la empresa con el nombre del empresario argentino Sergio Taselli; de nuevo ha detonado a raíz de la violación del contrato colectivo de trabajo por parte de la patronal del sector privado.

Los trabajadores y trabajadoras de Acepar en huelga hace dos semanas denunciaron la tarde del viernes 7 de mayo que los administradores de Acepar quieren criminalizar la medida de fuerza y así paralizarla. Las últimas informaciones que manejan es que se ha emitido orden de captura sobre los dirigentes sindicales Hugo González Chirico, Mariano Velázquez y Daniel Ibarrola. Esto pasa un día después de que la policía antimotines los reprimiera duramente.

Los huelguistas y familiares de la fábrica de Villa Hayes dijeron que si esto se concreta, se estaría tratando de un claro intento de descabezar y frenar la huelga permanente, declarada el pasado viernes 23 de abril por unos 811 trabajadores, de un total de 1050 que comen de Acepar SA.

La huelga no parará


La medida de huelga no va a parar en caso de que capturen a sus dirigentes, pues los 811 huelguistas han afirmado en varias ocasiones que no volverán a entrar a trabajar si los accionistas mayoritarios de Acepar no respetan la vigencia del Contrato Colectivo de Trabajo, no cesan las persecuciones sindicales y no reponen en sus puestos a cuatro dirigentes sindicales despedidos, entre otras reivindicaciones.

Invitaron a toda la ciudadanía y especialmente a las organizaciones sociales a acompañar esta movilización, pues Acepar sigue siendo un patrimonio de los paraguayos y paraguayos, pues aún es estatal. En noviembre, el presidente Fernando Lugo no aceptó el pago de la última cuota de privatización, porque los accionistas mayoritarios no cumplieron al menos tres compromisos del contrato de compra-venta: inversión en la fábrica, condiciones laborales y reforestación (Acepar tumba 4 hectáreas de árboles por día según los cálculos, porque sus hornos funcionan a carbón).

De víctimas a victimarios

Los trabajadores y familiares de Acepar repudiaron que el sistema judicial de nuestro país sea al revés: ellos, que salen a exigir que se cumpla la ley laboral dentro de Acepar, finalmente son los que son castigados por la ley. Incluso comentaron que últimamente el no cumplimiento de la ley dentro de la fábrica produjo decenas de accidentes, compañeros mutilados y otros que fallecieron por enfermedades adquiridas en el ambiente laboral insalubre.

Repudiaron que un empresario con nefastos antecedes en Argentina, como Sergio Taselli, venga a Paraguay a hacer tambalear las instituciones de nuestro Estado y avasallar los derechos y la dignidad de miles de hogares humildes.

CONCLUYENDO: A RECUPERAR PARAGUAY –  2010

Escenarios Posibles para la Clase Trabajadora;

En el contexto de una crisis financiera mundial sostener que la reconversión empresarial e industrial necesaria para recuperar los puestos de trabajo que desde 1996 se han venido perdiendo y reactivar así el parque industrial y empresarial, vendrá de la mano de capital privado internacional es una falacia (Taselli y otros). Desde el 96 hasta el 2009 los índices de desempleo y subempleo sumados no han bajado del 20%, rondando escalofríantemente a veces mas del 30% (última etapa del des-gobierno nicanorista).

Por otro lado, un Estado eficiente no puede y no podrá nunca reactivar el parque industrial y empresarial de un país otorgando prestamos y excepciones impositivas a una casta dirigencial-industrial-mafiosa como la que existe en nuestro país (UIP, FEPRINCO).

En la década pasada y en la presente, unidades productivas y de servicios (Hoteles,  Sanatorios, Empresas de buses, etc.) han sido recuperadas por sus obreros a lo largo y ancho de latinoamérica (Uruguay, Argentina y Venezuela así lo atestiguan). En Paraguay, aunque no tantos, los casos no son pocos, pero carecen de difusión (Línea 14,  Cerámica Santa Teresa, ACEPAR, y varios más).

Así pues, a los obreros y obreras del Paraguay no le queda otra que tomar la responsabilidad de sus puestos de trabajo y ocupar las unidades productivas en quiebra, actualmente más de 500.

Miguel Ángel Méndez

 Para contactos con los obreros de ACEPAR

Hugo González Chirico (Secretario General del SITRAC): 0992 31 46 80
Derlis Marinoni (SITRAC): 0992 31 46 77
Antonio Ayala (SITRAC): 0992 31 46 76
Genaro Jara: (0226) 262-770
Mariano Velázquez (SITRASA-Auténtico): (0981) 30 94 93

En internet: http://prensacootrapar.blogspot.com/

VIDEO – REPRESIÓN EN ACEPAR

 

 

Anuncios

~ por Editorial Ombligo del Mundo en 10 mayo 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: