LA TIERRA SE MUEVE

En esta edición número 46 del Río de Heráclito -más vale tarde que nunca- como parte de la celebración del mes del niño y la niña va: “Los tres deseos del niño Pou”, un poema para visualizar la problemática de la infancia paraguaya.

En segundo término; la entrevista a la Socióloga Saskia Sassen -que da nombre a esta edición- “La Tierra se mueve”; un copy-paste del Suplemento “Las 12” de Página 12 (diario argentino).

Noticias Culturales desde Paraguay (Fondos del Bicentenario, Paraguay@s en festivales internacionales y otros) como postre.

Para cerrar… “La verdadera historia de los Dinosaurios” un clip de animación del gran escritor uruguayo: Leo Masliah. Que lo disfruten.

Los tres deseos del niño Pou

(imagen de: http://www.ultimahora.com/notas/245996-Nios-indigenas–protegidos-por-medio-de-orden-judicial)

Que en paraguay siempre haya cuarteles

Porque allí se hacen las más ricas galletas

Y tienen los mejores pelukeros

Y te dan las mejores botas

Y nunca falta papel higiénico

Y si estás triste no se nota

( agacharse carrera mar triscar la vandera)

Y las hijas de mi general te sonríen siempre al pasar

Tiene las colas más patrióticas que un marikal

Las tetas más valientes que un jakaré

Y bajo su piel circula pura leche guaraní

Que en paraguay siempre haya hospitales

Con sus enfermeras azabaches

cabalgando las madrugadas rectales purulentas

repartiendo ternura de valkirias

y morfina para todos los poetas

y todo gratis para los que van a nacer

y todo tranki para el que va morir

que en paraguay nunca falte cola de zapatero

para los niños de mi barrio

celulares escolares(nuestra cultura debe ser portátil)

que pongan más semáforos eso sí

el tráfico está  más mbore cada día

izquierda y derecha, agua y espumita

una monedita aquí  otra por allá

que purete es el vidrio ñemopotí

y nada más señor presidente

gracias a dios, usted es inmortal…

Edgar Pou

Edgar Pou es el pseudónimo de uno de los más radicales escritores cartoneros paraguayos del siglo XXI… en technicolor. Con más de una veintena de libros publicados por su editorial Felicita – La Cartonera Ñembyense; Edgar Pou es uno de los representantes de la nueva literatura paraguaya del siglo XXI.

La Tierra se mueve

Entrevista a la socióloga Saskia Sassen

fuente: Página 12

El rol de la mujer en las nuevas lógicas de este mundo globalizado adquiere un protagonismo impensado incluso por las teorías feministas más osadas. Los territorios y los tiempos no son lineales y quienes menos tienen de pronto se descubren autores de redes efectivas para el mercado y el lenguaje mundial. La socióloga Saskia Sassen, que acaba de editar su libro Territorio, autoridad y derechos (Katz) desarrolla en esta entrevista sus recientes investigaciones sobre la importancia que cobra la tierra, la espesura de las economías regionales e incluso las favelas en el nuevo orden mundial que se va gestando día a día

Las imágenes de las y los trabajadores bolivianos “esclavos” circularon por la TV hace apenas unos días. Las decodificaciones mediáticas fueron de escandalización moral: ¿cómo hay gente capaz de trabajar en esas condiciones?, repetían movileros, editorialistas y opinólogos. Como un mecanismo para nada novedoso, parece fácil encontrar en otros y otras, percibidos con distancia y ajenidad como radicalmente otros/as, unas condiciones de vida a primera vista intolerables. Aun cuando, más allá de su carácter extremo, no son tan incomprensibles a la luz de una lógica laboral más compleja y amplia: precaria, informal, flexible, con que la mayoría tenemos cierta intimidad. Las del llamado “trabajo esclavo” son condiciones que, más profundamente, se traman con una lógica de marcas e intermediarios que es sustancialmente parte de la economía “argentina” y no simples “usos y costumbres” de migrantes desesperados e irracionales como parece mostrar la pantalla.

No es casual que la socióloga holandesa Saskia Sassen, en la entrevista con Las12 por la aparición de su nuevo libro Territorio, autoridad y derechos (Katz) que vino a presentar a Buenos Aires, me pregunte con mucho interés por un mercado “latinoamericano” que funciona al lado del Riachuelo y que, sabe, es “gigante”. La Salada, a eso refiere su inquietud, no se entiende por fuera de un ensamblaje, para usar un término de la propia Sassen, que incluye talleres textiles clandestinos, economías familiares, grandes marcas que abaratan costos, y toda una red de pequeños comercios (de Argentina y algunos países limítrofes). Es difícil calificar todo lo que allí se mezcla simplemente como mercado informal. Se anudan economías mixtas, se vinculan espacios muy distantes y exige, como propone Sassen, desentrañar una diversidad de temporalidades que se ponen en juego.

El flamante libro de Sassen, actualmente docente en la Universidad Columbia, de Nueva York, presenta una perspectiva histórica (del medioevo a la globalización) para pensar realidades en las que las temporalidades no son lineales y los territorios no son superficies lisas, sino terrenos espesos. La experiencia de las mujeres –un hilo de análisis que Sassen no deja en ningún momento de lado en sus investigaciones– es una clave fundamental para analizar cómo se articulan esas otras temporalidades, pero también cómo se combinan la movilidad global con formas de fijación o inmovilidad.

Movilidad e inmovilidad


Saskia Sassen tiene una táctica de análisis: ahondar en la contradicción, potenciar las tensiones pero, al mismo tiempo, lo hace desarmando las oposiciones más conocidas.

“Hace treinta años que vengo trabajando sobre la movilidad, por eso lo que ahora me interesa es un tipo particular de movilidad que se disimula bajo formas de aparente inmovilidad. Para ver concretamente qué significa. Me interesa la relación actual entre la tierra y la globalización. Lo que podría pensarse como la pura movilidad de la globalización hoy depende cada vez más de la tierra: las tierras para la agricultura, las tierras donde hay agua y las llamadas tierras raras: las tierras para la minería. Podríamos hablar de un terreno nómade, que se sale de la territorialidad nacional soberana exclusiva. Lo llamo nómade porque me interesan las tensiones: la inmovilidad y su potencialidad para constituir globalización. Es decir, las inmovilidades allí donde, por el discurso de la globalización, nada parece ser sólido, estático.”

Tal vez pueda pensarse que donde esa tensión entre movilidad e inmovilidad resulta más intensa es en las mujeres: son quienes están más fijadas por sus tareas domésticas y familiares al mismo tiempo que son quienes más migran y protagonizan los emprendimientos informales…

–Creo que acá es importante introducir la noción de temporalidad, para lo cual las ciencias sociales no suelen ser muy buenas. Las ciencias sociales dicen: si hablamos de economía informal, nos referimos a economía informal. Pero una pregunta que nos podemos hacer es por las trayectorias. El caso conocido, por ejemplo, de Sillicon Valley que empezó en los garajes y terminó en grandes empresas. Pero pensemos el caso de las y los migrantes como trayectorias: empiezan en economías informales porque es más fácil ser un emprender o una emprendedora en la informalidad, pero si la cosa va bien, se quieren formalizar. Por eso si incluimos una noción de temporalidad, la noción de economía informal no es tan dura. Otro elemento, que no sé exactamente dónde llevarlo, es lo que vengo trabajando como “global slums”: villas/favelas globales.

¿Serían partes estratégicas del territorio donde se despliega la economía informal?

–Sí. En este sentido la economía informal se puede ver, no es invisible. Si estamos hablando de un espacio, de un territorio, podríamos hablar de una territorialidad espesa para la economía informal. Es el caso de las villas y favelas: en estos territorios hay mecanismos de supervivencia, mecanismos para mantener el control, que a menudo tienen que ver con las mujeres. Esto no implica de ninguna manera que no haya criminalidad, por supuesto. Lo que intento es recuperar algo de la complejidad, del espesor, de un sistema que es tanto territorial como social, político, económico, que tiene sus propias relaciones internacionales, por así decirlo, con la economía más amplia, y a menudo con firmas que vienen de otros países. En este sentido, Lourdes Benería y Marta Roldán tienen un trabajo muy interesante desde una perspectiva de género sobre México, que cuenta cómo grandes marcas subcontrataban cadenas que habitualmente terminaban en economías informales de mujeres.

Ciudad global/Villa global


Frente a la difundida tesis de Sassen de las “ciudades globales”, como aquellas donde se concentra una infraestructura clave (de servicios y recursos humanos) para los negocios globales, hace apenas dos años dictó un curso sobre las villas o favelas globales. La idea de base es que toda la llamada globalización necesita de zonas concretas donde aterrizar: las ciudades y las villas globales son esas zonas estratégicas.

“Hay ciertas villas o favelas que se vuelven actores en el escenario global: las más conocidas son Rocinha (Río de Janeiro-Brasil), Kibera (Nairobi-Kenia) y Dharavi (Mumbai-India). Esta última, por ejemplo, es un sistema de una gran complejidad: hay de todo, hasta tiene sus propias escuelas. Si uno toma no simplemente la informalidad que tiene múltiples especialidades, sino un terreno espeso como es una villa, una favela, un ‘slum’ como una nueva categoría, es posible poder ver otras cosas. Sin embargo, hay que tener en cuenta por qué ahora surge la posibilidad de usar estas palabras como categorías. La palabra slum, tradicionalmente, es una palabra que contiene un elemento de carga negativa, que dice ‘la villa: qué terrible, qué horror’. Por eso no usábamos la palabra. Pero desde hace un tiempo, los habitantes de las villas (los ‘slums duelers’) recuperan la palabra.”

Es un proceso similar al que acá se da con la llamada identidad villera, a veces vinculada también a la cumbia villera.

–Exactamente. Cuando comienza eso significa que quienes viven allí se producen como actores y encuentran que tienen una plataforma desde la que reclamar, entonces ahí digo que se trata de una “global slum”. Es el pasaje de un espacio como miseria a un espacio que muestra su capacidad de actuar. A la villa podemos pensarla como un ensamblaje específico de territorio, autoridad y derechos, con un potencial político que es cierta idea de autonomía frente al poder. Quienes están allí no tienen nada que perder. Por eso su acción puede verse como una forma de salir de lo que Hegel llamó la dialéctica del amo y del esclavo, de esa que dice “dame un poco más, dentro del sistema”. Este afuera representa potencialmente un espacio estratégico.

¿Por qué?

–Porque hay dos cosas que coinciden. El creciente empobrecimiento de nuestros estados, incluso los estados ricos, en el cual el mundo de las finanzas ha sido el actor que ha dado el embate final. Si no, veamos el dinero que se le da actualmente a Grecia: ¡es para salvar a los bancos! La otra cosa es que estamos perdiendo la capacidad de hacer lo social. Excepto las elites: ellas sí lo hacen, se aseguran que las nuevas generaciones vayan a ciertas escuelas y clubes, etc. Pero también excepto los pobres: ellos hacen lo social en el espacio complejo de la villa. El resto, nosotros, nos volvemos más y más consumidores de lo social tal y como existe. Somos consumidores de nuestra ciudadanía.

O sea, la producción de lo social queda en dos espacios antagónicos: las elites y las villas…

–Son los espacios donde vemos que están las condiciones de producción de lo social porque están las capacidades de transformación. Yo ahora estoy obsesionada con la palabra “hacer”. Y especialmente con la idea de hacer cosas inmateriales. La palabra en inglés “make” indica siempre materialidad, por eso yo quiero hacer un énfasis en lo inmaterial. Cuando vemos que en una villa hacen todo, desde sus casas a su sobrevivencia, lo que “hacen” es lo social, su socialidad. En ese sentido ver a la villa como un ensamblaje específico de territorio, autoridad y derechos es una manera de salirse del lenguaje del puro observador.

¿Quien hace historia?

El uso de las palabras, dice Sassen, es también estratégico. “Yo crecí en seis idiomas. Viví en ellos. Por eso para mí la zona del lenguaje significa dos cosas. Por un lado: no hay ninguna lengua que hable perfectamente. Por otro: ante esto tengo dos opciones, especialmente como alguien que trabaja dando charlas: vivir la lengua como zona del terror o como zona de experimentación. Las palabras realmente me importan, les presto especial atención a sus significados, a las transformaciones sociales, culturales, que sufren.”

¿Se vincula este uso político de la palabra villa con su idea de cómo hacen historia aquellos que no tienen poder?

–La cuestión de no tener poder es usualmente analizada como aquella condición que se espera que cambie, que haya algo que produzca un empoderamiento. Creo que eso es muy lindo pero pasa raramente. Entonces, mi pregunta es cómo sacar a los sin poder del agujero negro de la historia. Porque ahí desaparecen. Yo los quiero recuperar a partir de cosas como la identidad villera. Además, digo que en ciertas situaciones, la falta de poder se vuelve compleja, y es justamente lo que posibilita hacer historia. Pero agregaría algo más: no siempre hacer historia es necesariamente ganar poder. Quiero hacer la separación entre hacer historia y empoderarse porque si no, nos quedamos sólo en un aspecto de cómo hacen historia los sin poder.

¿Por qué separar ambas cuestiones?

–Voy a poner un caso concreto. Hace treinta años el régimen de derechos humanos era muy débil. Muchos lo defendimos, aun siendo consciente de sus limitaciones, en el sentido que es un régimen muy elemental. Hoy, sin embargo, es un régimen que llegó para quedarse, aun cuando por su misma debilidad no evita los abusos en todo el mundo. Pero, ¿qué pasó en el medio que lo hizo posible, que lo volvió tan presente? Lo que hizo la diferencia en estas tres décadas es que hubo miles de individuos vulnerables, perseguidos, torturados, muchos de ellos migrantes, que tuvieron el coraje de ser sujetos en juicios de derechos humanos. Fueron esos hombres y mujeres los que le dieron músculo a la ley. Su coraje fue lo que hizo que la ley tuviera fuerza. Ahora, la gran mayoría de ellos, si queremos saber hoy dónde están, son anónimos, muchos murieron, muy pocos se convirtieron en líderes. Quiero decir: la gran mayoría no ganó poder, pero hicieron historia. Me parece fundamental recuperar que esta gente es la que hizo historia sin que eso necesariamente se explique por un aumento de su poder. Esto no es fácil. En los Estados Unidos, muchas decisiones legales que afirmaron los derechos civiles para las mujeres y los negros se suelen explicar como una función de ampliación de libertades propias del liberalismo. Lo cual hace desaparecer las multigeneracionales luchas que destruyeron muchas veces hogares, arruinaron carreras profesionales, pero lograron concretizar esos derechos. La visión del poder olvida esto.

¿Se trataría de oponerle una visión micropolítica?

–Yo diría que se trata de recuperar temporalidades. La temporalidad del poder es una temporalidad más breve, más acelerada, que la de los sin poder. Nosotros los científicos sociales estamos mucho más anclados en la temporalidad del poder, incluso si somos críticos. Entonces, una táctica analítica es experimentar con otras temporalidades. Por eso yo me puse a investigar en historias de otros tiempos, para abrir la cuestión. Me gusta esta combinación de palabras que forma “táctica analítica” porque, a diferencia de la noción de método, se desestabilizan mutuamente y eso me interesa.

¿Cómo se vincula esto a las lógicas de expulsión que está trabajando?

–La cuestión fundamental es que la tierra se vuelve un componente de más valor por la cuestión de la agricultura para países ricos, por la cuestión del agua y por la cuestión de los minerales que usamos tanto para la revolución electrónica como para la revolución verde de los biocombustibles. En ciertos lugares donde hay tierras disponibles, se vuelven de mucho más valor para aquellos que tienen capacidad de establecer lógicas del valor, que las actividades que se hacen en la superficie de la tierra y que la gente misma. De acá se deriva la formación activa de una población sobrante (surplus population), que es una palabra muy peligrosa porque presume neutralidad pero no la tiene. Se “almacena” gente: otra palabra que parece neutral utilizada en objetos pero que logra una tensión productiva si la usamos para personas. Esto forma un ensamblaje con otros espacios: cárceles, campos de refugiados, villas. Son formas de ghettos. Muchas cosas se están juntando en esta época. De acá que hay que ver al slum como espacio estratégico. Y en este sentido, y volviendo a tu pregunta del inicio, hay que seguir investigando el rol de la mujer en estos espacios, su papel en estos ensamblajes.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-5810-2010-07-08.html

Las imágenes fueron tomadas de Google – Imágenes.

NOTICIAS CULTURALES DEL PARAGUAY

FONDOS DE CULTURA BICENTENARIO

Secretaría Nacional de Cultura convoca a concurso de proyectos con el apoyo de Itaipú

La Secretaria Nacional de Cultura presentará oficialmente el programa “FONDOS DE CULTURA BICENTENARIO”, el jueves 29 del corriente mes, a las 10:30 hs., en el Salón Libertad del Palacio de Gobierno, sede del Poder Ejecutivo.

La convocatoria del programa es amplia; está dirigida a organizaciones de la sociedad civil y a particulares, para impulsar proyectos que promuevan los derechos culturales.

La SNC entiende que la participación ciudadana es fundamental para la promoción de políticas culturales y en especial para la conmemoración del Bicentenario de la Independencia del Paraguay.

La mesa de presentación estará encabezada por el Ministro de Cultura, Ticio Escobar; la coordinadora del Programa Stella Franceschelli, de la Dirección de Creación y Diversidad Cultural de la SNC, y Pedro Mancuello, en representación de Itaipú. Cabe destacar la presentación constituye la primera etapa del programa “Fondos de Cultura Bicentenario”. Posteriormente se llevarán a cabo otras convocatorias durante el presente y el próximo año.

Bases y condiciones

La recepción de proyectos se extenderá hasta el 30 de agosto y la difusión de los seleccionados se hará el 20 de setiembre del 2010. Los detalles de las bases y condiciones serán profundizados durante la conferencia de prensa. Se solicita a los asistentes portar sus documentos de identidad para el ingreso.

La Secretaría Nacional de Cultura (SNC) es el órgano rector de las políticas culturales del país. Tiene la misión de promover las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos culturales por parte de ciudadanos y colectividades, a través de la incorporación de la dimensión cultural en las diferentes políticas públicas del Estado, la descentralización de la gestión cultural y la promoción de la participación ciudadana.

Los Términos de Referencia del Concurso pueden ser bajados de htt://culturaparaguay.blogspot.com

Encuentro en San Bernardino debatirá integración cultural a través del cine comunitario e indígena


Con invitados de Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia, Perú, Chile, Colombia, México, Canadá y Paraguay,  entre el 11 y el 13 de agosto próximo se realizará en San Bernardino, el Encuentro del Lago Ypacaraí, una propuesta de integración cultural a través del cine comunitario e indígena.

El evento está organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en colaboración con la Coalición Paraguaya para la Diversidad Cultural, y cuenta con el apoyo de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC), con un amplio programa que incluye actividades culturales y proyecciones audiovisuales, con pantallas inflables en las plazas de San Bernardino y de Altos.

La apertura está prevista para el miércoles 11, a las 09:00, con la presencia del ministro de Cultura de Paraguay, Ticio Escobar; Victoria Figueredo, Directora Promoción Industrias Culturales, de la Secretaría Nacional Cultura; Jorge Grandi, Representante de la UNESCO ante los gobiernos de Argentina, Paraguay y Uruguay; Frédéric Vacheron, de la Oficina de la UNESCO en Montevideo; Américo Córdula, Secretario Nacional de la Identidad y Diversidad del Ministerio de Cultura de Brasil; y Alejandra Díaz, Coordinadora de proyectos de la Coalición Paraguaya para la Diversidad Cultural.

El encuentro pretende promover un debate público sobre el desafío de la difusión y distribución del audiovisual en la región, con la presencia de 26 expertos/as, representantes de instituciones vinculadas al audiovisual y al cine indígena y comunitario, nacionales e internacionales.

Asimismo, pretende servir de catalizador para enunciar una estrategia que sirva para la inclusión del cine y el audiovisual indígena y comunitario en las discusiones de foros públicos nacionales y entre los creadores de opinión.

Este espacio inédito busca fortalecer el debate público sobre los retos y nuevas estrategias en la difusión y distribución a nivel local, regional e internacional de las obras de temática indígena y comunitaria; recopilar experiencias en la producción y distribución de cine indígena y comunitario; y favorecer políticas nacionales, en especial aquellas relativas a leyes de cine y audiovisual, que den apoyo suficiente a la producción comunitaria e indígena en los países de la región, con énfasis en la realizada por mujeres.

Entre las personalidades internacionales que participarán del encuentro, se destacan, Frédéric Vacheron, de la oficina de la UNESCO en Montevideo; Iván Sanjinés, del CEFREC, de Bolivia; Néstor Ganduglia, de SIGNO, de Uruguay; Marcelo Pérez, del Festival de Cine Indígena, de Argentina; Blas Gómez, de Medios en Común, de Colombia; Juan Russi, del Colectivo Árbol TV, de Uruguay; Teresa Castillo y Aldo Callegari, de Nómadas, de Perú; Cristian Calónico, de Voces contra el silencio, de México; Andrés Varela, de Efecto Cine, de Uruguay; Jeannette Paillán, de la Coordinadora Latinoamericana de Cine y Comunicación Indígena, de Chile; André Dudemaine, de Terres En Vues, de Canadá; Manon Barbeu, de Wakiponi Mobile, de Canadá; Gabriela Gamez, de  ISUMA, Canadá; Pepi Goncalves, de PROANIMA, Uruguay; Américo Cordula, Secretario Nacional de la Identidad y Diversidad Cultural, del Ministerio de Cultura de Brasil; y Antonella Denegri, del Instituto Nacional de Comunicación y Audiovisual de Argentina (INCAA).

El programa contempla conferencias y debates sobre temas, como la protección y promoción de la diversidad cultural y las industrias culturales a través de los

instrumentos normativos de la UNESCO, acceso comunitario e indígena al medio audiovisual en América Latina, el audiovisual como instrumento para potenciar la creación y difusión de contenidos culturales de calidad, y el acercamiento entre las culturas en Latinoamérica; y las nuevas tecnologías como oportunidad para producir y distribuir contenidos con perspectiva de género, entre otros.

Las actividades, excepto las proyecciones de películas, se concentrarán en el Hotel del Lago, de San Bernardino, un edificio que data de 1888, ubicado a orillas del Lago Yparacaí, completamente recuperado, restaurado y convertido en un centro cultural, que engloba artesanía y comidas típicas de nuestro país.

El Encuentro del Lago, cuenta además con el apoyo de la Secretaría Nacional de Turismo, el Ministerio de Educación y Culto, el Ministerio del Interior, el  Hotel del Lago y la Organización de Profesionales del Audiovisual Paraguayo; y fue declarado de Interés Turístico Nacional  por la SENATUR, y de Interés Educativo y Cultural por las Municipalidades de San Bernardino y Altos.

El acceso será libre y gratuito, con plazas limitadas. Un medio de transporte saldrá cada día desde la Plaza de la Democracia, 7:00 hs, para los participantes que lo requieran.

Las inscripciones se realizan vía correo electrónico, en el sitio www.encuentrodellagoypacarai.com; Coalición para la Diversidad Cultural (Paraguay): www.diversidadculturalparaguay.org, al e-mail: coalicionpy@gmaill.com, o por teléfono al celular 0971.128.660.

CONTACTO DE PRENSA:

Jorge Coronel

infocoalicionpy@gmail.com

contacto@jorgecoronel.com

Tel. (595) 981.235.481

REALIZADORES PARAGUAYOS EN CONCURSO INTERNACIONAL DE CINE

Las propuestas cinematográficas de los realizadores Natalia Lafuente y Marcelo Martinessi fueron elegidas para participar en el Concurso Internacional Primer Largometraje del ALBA Cultural, promovido por la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

La selección de los proyectos nacionales que participarán del certamen internacional se realizó ayer en la sede de la Dirección de Promoción de Industrias Culturales, de la Secretaría Nacional de Cultura, por el Jurado Nacional integrado por Miguel López, Tana Schémbori, Diego Segovia, Claudia Rojas y Fredi Casco, quienes seleccionaron los proyectos “Yvy Marâ Ey, de Natalia Lafuente;  y “Patria Imaginada”, de Marcelo Martinessi.

El Concurso es impulsado por el ALBA, a través de un Fondo Cultural que promueve proyectos orientados al desarrollo de la cultura latinoamericana y caribeña, y se realiza con la organización general de la Fundación Villa del Cine de Venezuela, y la coordinación nacional de la Secretaria Nacional de Cultura, de nuestro país.

Además de Paraguay, participan Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, y Venezuela.

El concurso seleccionará un proyecto de cortometraje de 12 minutos por cada país participante, para formar parte de un largometraje titulado “DIA DE FIESTA” que será realizado bajo la producción ejecutiva de la Fundación Villa del Cine, la que tendrá la responsabilidad de recibir los cortometrajes terminados y proceder al montaje de la edición final de la película.

Cada corto debe desarrollar una historia de ficción, expresión de la cultura del país, conflictos actuales que muestren la voluntad por alcanzar anhelos, el desafío a los obstáculos, la esperanza en el futuro, en un escenario de fiesta popular vinculada a la Independencia Nacional o fiesta patria que directa o indirectamente vincule el filme a la conmemoración del Bicentenario.

Participaron también en el Concurso los proyectos presentados por Ray Armele, Carlos Ambrashat y Cristian Nuñez.

Los Jurados Nacionales de todos los países participantes conforman el Jurado Internacional que analizará todas las obras finalistas y seleccionará los 7 proyectos que serán producidos, uno de cada país.

El Fondo Cultural del ALBA entregará a cada proyecto ganador, a través de un Contrato, la cifra de US$ 30,000 (treinta mil dólares) para su producción.

VIDEO DE LEO MASLIAH

Leo Masliah, es un escritor, dibujante, humorista y músico uruguayo consagrado desde hace años. Poco conocido en Paraguay a pesar de algunas visitas ya realizadas a nuestro país. En esta ocasión difundimos su video “La verdadera historia de los dinosaurios”. De alto nivel educativo.

Anuncios

~ por Editorial Ombligo del Mundo en 5 agosto 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: