Entrevista al escritor Miguel Canale


En el año 2010 Miguel Arnaldo Canale Frescura, recibió la primera mención del concurso de cuentos Elena Ammatuna.
Abogado de carrera, Miguel Arnaldo nació en Asunción el 18 de mayo de 1974. Publicó numerosos ensayos en torno a lo jurídico. El texto “El Banco de Hierro” es su primer relato premiado. Acerca de este relato hablamos en esta edición 106 de este río.

Entrevista a Miguel Canale

Por Miguel Méndez

Son solo cuatro años de nuestras vidas que no nos conocemos con Miguel Arnaldo, pues ambos crecimos en la misma sección de la misma institución primaria y secundaria, durante 13 años.

Me obligo a  mi mismo a evitar preguntas sobre política y sobre la justicia en Paraguay. Elijo re-encontrarme con este amigo y compañero desde aquel cuento “El Banco de Hierro” que obtuvo la primera mención del concurso mencionado.

• Miguel la Meta Literatura algunas veces es más importante que la Literatura en sí. En tu cuento encuentro mucho material para una Meta Literatura. Por ejemplo, la omnipresente figura del herrero. Ambos sabemos que los alquimistas eran herreros. Pienso entonces ¿el secreto de los años en conjunto del matrimonio protagonista es más importante por la sabiduría depositada en él que a las inteligencias de los protagonistas? ¿o a las dos cosas? ¿sería diferente el cuento si el banco fuese de madera?

Apreciado tocayo y amigo, antes de responder estos puntos, debo agradecerte el alto honor que me haces con esta entrevista, pues éste cuento, digamos que también sirve para reunirnos nuevamente en torno a un punto que apasiona: la Literatura. Agradezco tus precisiones acerca de la Meta Literatura, y coincido en que en “el banco de hierro” se pueden encontrar determinadas referencias que nos lleven a hablar de ella.

Sin duda, la figura del herrero es emblemática. En el cuento se hace referencia a una persona que tenía por oficio la herrería y que en sus momentos de ocio forjó el susodicho banco de hierro. Según se aprecia en el relato, el herrero parecía disfrutar de sus creaciones, y digamos que ese entusiasmo, hasta lo habría hecho uno con su propia obra, o quizás transformado en un objeto perenne, en relación con el referido metal. En este sentido, si podemos hablar de cierta relación con la antigua Alquimia, puesto que, como es sabido, esta ciencia practicada en el Medioevo de la historia de la humanidad, buscaba, ciertamente el cambio de metales burdos por la conversión de la llamada “piedra filosofal”. Pero, los estudiosos de esta misteriosa ciencia, coinciden en señalar que, en el referido proceso, el cambio se producía, no sólo en el metal sometido a tratamiento, sino que, fundamentalmente, se producía un cambio en la humanidad misma del experimentador o alquimista. De manera que, tanto el herrero como el hierro, son esenciales del relato, más allá de su existencia misma, haya sido ésta real o ficticia, pues ellos representan el arquetipo del trabajo. El trabajo constante que no se detiene, y se mantiene perenne en las obras de los hombres, aunque pasen los años, aunque pasen las épocas, aunque pasen los tiempos buenos y los tiempos malos. Porque, podemos decir que el trabajo, es en cierta manera, una de las manifestaciones más nobles del hombre que se dice, libre.

Pero también esta la conciencia de los seres, representada en el matrimonio que heredó el banco. Conciencia cuyos atributos nos es dable señalar aquí, y que por supuesto, tú apreciado tocayo, los conoces bien: la intuición, la razón y la memoria. Estos atributos de la conciencia, son necesarios, hasta en las situaciones más cotidianas y elementales, y conllevan, por ejemplo, la posibilidad del logro de un estado, digamos de “no olvido”, que permite, muchas veces, a las personas seguir adelante con sus vidas.

Te diré además, desde otro punto de vista, apreciado compañero Miguel Méndez, que el “banco de hierro”, es una reliquia familiar que aún existe, y se yergue todavía, claro ésta, con sus modestas funcionalidades, en algún jardín de Asunción. Y que, si bien la madera es noble, ésta cede un poco más con los años y las inclemencias. El hierro, sin embargo es perenne… ¿Será acaso por éste motivo que se erigen monumentos de éste metal a la posteridad? ¿No será que el hierro guarda para sí, cierta magia, que nos permite, bajo cierta predisposición del ánimo, apreciar de alguna manera, la historia que pretende hacer saber a quienes lo observen con detenimiento?

• Hay un conflicto bélico que se denota en el relato, cuando la anciana lo recuerda. Obviamente es la guerra civil del ’47. ¿Tenés alguna opinión al respecto de esta confrontación que sufrió nuestro país?

Efectivamente Miguel, se trata de la guerra civil del 47´, aunque no se haya hecho alusión expresa a la misma. En este punto del relato, la memoria de los ancianos viaja hasta esos días difíciles. En esos días, turbas, y milicianos saqueaban las casas villetanas, de quienes no comulgaban con el régimen imperante. En este caso, se relata que el piano es descuartizado a hachazos por los colorados. El hecho relatado si bien, se refiere a un acontecimiento histórico, particularmente pienso que hace alusión a la ignorancia y la intransigencia, que generalmente, han sido atributos de los gobernantes de turno, en todos los tiempos, y las causas medulares de los infortunios de éste país, junto con la ambición.

• Otro personaje que me impresionó; Visitación, la vendedora ciega. Miguel, algunos personajes tuyos me dan miedo…

Digamos que a mi también me impresionó la anciana ciega Visitación, un figura ficticia del relato. Da miedo, realmente. Ella representa, de alguna manera, a la tolerancia, la sumisión y la esperanza del pueblo, que luego de los avatares que sufrió, aún sigue… viviendo. Al igual que el piano desguazado, que vuelve a ejecutarse fantasmalmente en la memoria de la anciana Helena. El piano, constituye digamos, una metáfora del renacimiento, de la purificación por el dolor. Pienso particularmente, que los daños que un poder temporal de gobierno pueda infringir a sus ciudadanos, nada puede, contra el renacimiento de las ideas, que un día, más tarde o más temprano, volverán a manifestarse en el plano de la acción.

Gracias tocayo, hermano y compañero por la entrevista.

Anuncios

~ por Editorial Ombligo del Mundo en 2 octubre 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: