Otra interpretación más del Marzo Paraguayo

marzo paraguayo

Imagen del Diario Ultima Hora.

Los sucesos del Marzo Paraguayo estallaron el 23 de Marzo de 1999 con el asesinato del vicepresidente de la República Dr. Luis María Argaña, sin embargo en ciencias sociales ningún acontecimiento es mono causal (es decir nada se debe a una única causa), así pues entre las causas del Marzo Paraguayo es necesario hurgar con mucha más antelación al hecho que finalmente lo dinamitó, como fue el asesinato del vicepresidente.

Entre las otras causas que llevaron a los jóvenes a manifestarse en las plazas en frente al Congreso se encontró la absolución que el Presidente Raúl Cubas Grau había dado al ex General Lino Cesar Oviedo, quien se encontraba arrestado acusado de intento de Golpe de Estado en abril de 1996 al gobierno del ingeniero Juan Carlos Wasmosy. Este decreto de absolución se dio el 18 de agosto de 1998, apenas a tres días de asumir el gobierno Cubas Grau, cuyo lema de campaña había sido “Cubas al Gobierno, Oviedo al Poder”.

Antecedentes

regular_marzo_paraguayo_13.jpg

Imagen del Diario Ultima Hora.

A partir del 22 abril de 1996, fecha en la cual Oviedo luego de una fuerte discusión en el Palacio de López con el entonces presidente Wasmosy acerca de las empresas que se beneficiarían con la construcción de un segundo puente sobre el río Paraná se acuarteló en la caballería y amenazó con sacar tanques a las calles exigiendo la renuncia de Wasmosy, Paraguay vivió una crisis política crónica que estallaría finalmente en el Marzo Paraguayo.

Esos días de abril de 1996, jóvenes que se autodenominaron “Carapintadas” ya se congregaron frente a las plazas del Congreso y del Palacio de López e hicieron frente a este intento de golpe de Estado del General Lino César Oviedo. Wasmosy, quien se refugió en la Embajada Norteamericana y ya había redactado su renuncia se sintió respaldado por la ciudadanía y decidió pasar a retiro a Oviedo y volver a sus funciones.

La crisis de abril de 1996 duró 3 días, pero sirvió para una profunda toma de conciencia de miles de jóvenes demócratas acerca del peligro que corría el proceso democrático retomado en 1989.

Posteriormente, con el triunfo del Oviedismo en la A.N.R. y luego en las elecciones generales de 1998, la conciencia política de esos jóvenes “Carapintadas” que se habían opuesto a aquel primer intento de golpe de Estado de Oviedo se cristalizó en numerosos grupos juveniles que vieron en el Oviedismo un peligro para la democracia, estos grupos se denominaron Jóvenes por la Democracia, Resistencia Ciudadana, Parlamento Joven, entre otros. Los mismos, preocupados por el ascenso del Oviedismo entre 1996 y 1999, se reunían regularmente y realizaban manifestaciones semanales frente al Congreso.

Aunque provenientes de diferentes ideologías estos grupos juveniles caracterizaban al ex General Lino Oviedo como representante del fascismo en Paraguay y veían el peligro de la vuelta del autoritarismo al país para consolidar políticas neoliberales que en la región se encontraban en apogeo con los gobiernos de Menem en Argentina y Fujimori en Perú.
Apenas Cubas Grau, asume el gobierno en agosto de 1998 y libera a Oviedo, estos grupos juveniles redoblan esfuerzos para denunciar la creciente ola fascista que azota al país, por medio de reuniones y marchas callejeras.

Cuando en la mañana del martes 23 de marzo de 1999 se da el asesinato del vicepresidente Dr. Luis María Argaña, estos grupos juveniles se hallaban en pleno auge y el hecho se observa como una consecuencia más del autoritarismo que se había instalado en el país.

La convocatoria a las plazas frente al congreso fue espontánea (auto convocada, no es cierto que haya sido manipulada por líderes argañistas ni por la prensa). Estos jóvenes que ya en abril de 1996 habían anticipado lo que le esperaba a la República en caso que Oviedo llegue al poder vieron como la profecía de este se cumpliría: “Correrán ríos de Sangre”.

Unidad en la diversidad en las plazas

marzo paraguayo

Imagen del Diario Ultima Hora

La sociedad paraguaya, polarizada entre seguidores de Oviedo y demócratas, acudió asimismo a las plazas, en donde se desarrollaron verdaderas batallas campales entre ambos bandos. A los grupos juveniles demócratas se sumaron los argañistas que habían visto a su líder asesinado y se unieron a exigir la renuncia del presidente Cubas Grau.

Aquellos días en las plazas frente al congreso fueron de un constante debate político entre los jóvenes, que en medio de enfrentamientos con los oviedistas y la policía que reprimía ferozmente (como en tiempos del régimen stronista) acordaron “unidad en la diversidad” en vista a la amplia gama de ideologías políticas (liberales, comunistas, socialistas, humanistas, sindicalistas, anarquistas, cristianos, argañistas) que se encontraban enfrentándose a las huestes oviedistas con palos, piedras y petardos.

Es de recordar que por aquellos días también la Federación Nacional Campesina había realizado su marcha anual sobre Asunción y sus integrantes se hallaban acampando en esas mismas plazas. Con lo cual la cantidad de ciudadanos en ese lugar esos días de la crisis del Marzo Paraguayo habrá superado los 25 mil manifestantes.

Los enfrentamientos entre demócratas y Oviedistas se recrudecieron durante la semana y en todo el micro centro asunceno hasta llegar a su momento más trágico, la noche del viernes 26 de marzo, cuando la policía abandonó totalmente las plazas, dejando solos a los jóvenes demócratas y a los oviedistas. Fue entonces, que luego de un apagón intencionado, francotiradores oviedistas apostados en edificios circundantes a las plazas del congreso comenzaron a disparar armas de fuego contra los jóvenes demócratas, asesinando a 7 e hiriendo a múltiples más.

Al día siguiente, 27 de marzo, Cubas Grau, ordenó el desalojo de las plazas y la ubicación en ellas de un contingente de la infantería de marina paraguaya, cuerpo militar que no simpatizaba con Oviedo.

El domingo 28 de marzo a las 20:40 hs. finalmente, Cubas Grau anuncia su renuncia y asume el presidente del congreso Luis Ángel González Macchi como presidente de la República. Cubas se asila en Brasil, Oviedo lo hace en Argentina y se pone fin así a una larga crisis política que se había iniciado con los sucesos de abril de 1996.

Posteriormente Oviedo volvería al país en el 2004, sería juzgado y absuelto en el 2007, vuelve a la actividad política logrando unos escaños en el congreso nacional con su partido UNACE, pero sin tener la fuerza que había logrado en el año 1998 cuando su títere Cubas Grau ganó la presidencia del país.

Finalmente, Oviedo muere el 2 de febrero de 2013 en un accidente aéreo.

Consideraciones Finales

Me ha llevado a escribir estas líneas la terrible desinformación que actualmente existe sobre los sucesos del Marzo Paraguayo, más aún en las redes sociales.

Mientras algunos insisten que fue una confrontación entre Oviedistas y Argañistas, otros ponen énfasis que la movilización de jóvenes estuvo manipulada por medios de prensa.

Mi tesis, que la sustento con la experiencia de haber vivido personalmente como integrante de uno de los grupos juveniles (Resistencia Ciudadana) los sucesos, tanto de abril de 1996 como los del Marzo Paraguayo de 1999, es que los sucesos del Marzo Paraguayo son consecuencia tanto del asesinato del Dr. Luis María Argaña como de la confrontación de dos visiones de país: la Oviedista, militarista, autoritaria, fascista y la de los jóvenes demócratas que se iniciaron en la militancia política en abril de 1996 y que se extendió un poco más de aquel marzo sangriento de 1999.

No creo que estos hechos “no hayan servido para nada”, como leí últimamente en redes sociales. Pienso que fue el más noble sacrificio de una juventud paraguaya que gratuitamente y sin pedir siquiera puestos políticos a posteriori, enfrentó a pecho gentil el resurgimiento del fascismo en el Paraguay, representado por el Oviedismo y sus seguidores.

Es cierto, Paraguay hoy vive momentos oscuros, pero de no haber sido por la sangre de los jóvenes de aquel Marzo Paraguayo, estos momentos serían hoy más tenebrosos, tal vez con la consolidación de un régimen fascista en pleno corazón de América.

Cuanta falta le hace hoy en día al Paraguay una fuerza social, política y diversa que defienda en las calles los logros democráticos… sabemos bien, esta fue una de las causas de la caída de Fernando Lugo, como lo manifestara el reconocido cientista político Atilio Borón.

Para concluir quiero manifestar que no es mi intención poner un punto final sobre las diferentes lecturas que se pudieran dar sobre el Marzo Paraguayo, muy por el contrario, es avivar el debate desde la experiencia propia y la teoría política que demuestren que estos tipos de movimientos ciudadanos (heroicos) son de suma utilidad para el crecimiento y consolidación de los procesos democráticos no solamente en Paraguay, sino en nuestra América toda.

Miguel Ángel Méndez Pereira

Pos Data: Dedicado a los mártires del Marzo Paraguayo: José Miguel Zarza Caballero, Armando Daniel Espinoza Cardozo, Manfred Stark González, Víctor Hugo Molas Gini, Henry David Díaz Bernal, Cristóbal Espínola Cardozo, Tomás Rojas, Arnaldo Paredes.

Anuncios

~ por Editorial Ombligo del Mundo en 30 marzo 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: