las cosas que escribían…

•18 junio 2018 • 1 comentario

5e6346c1cd68790d26a2d75cb3hkb84f1a.jpgDel hallazgo en un tambor oxidado, que fuera confundido con Plata Ybyguy, enterrado en el estacionamiento que alguna vez fuera aquel lugar que nadie hoy quiere recordar se pudo obtener una aproximación a lo que en aquellos tiempos innombrables escribían los habitúes de aquel antro de la cultura under de Sajonia del siglo pasado.

De un poemario denominado “Ya da” de autoría del “Club de Literatura de la Facultad de la Filosofía – U.N.A”, cuyas tapas estaban ilustradas por un grupo denominado “Divagarte”, vinculado a artistas de la Facultad de Arquitectura – U.N.A, se extrae los siguientes versos del poema denominado “(J)oda al Tajy”:

“¡Pucha tajy!

cómo te viniste a florecer así

a derretirte entre tanta mierda urbana

mierda urbana que florece

pétalos que sangran en asfalto

polen

bocinas

saltos

y también asaltos.”

Al parecer el grupo de individuos que escribía en el club de literatura mencionado eran asiduos a escribir poemas colectivos, entre estos destacan en el cuadernillo en cuestión algunos cuyos títulos son: “En el cumpleaños de Moñoca”, “Enciendo un jazz y lo fumo”, “Poema a Aurelio Baldor”, “(J)oda al Chorizo”, de este último se pueden leer los siguientes versos:

“El Chorizo se diluye en mi boca

como semen calieeeeente

chori tremendista

chori cebollaaaaah ah!

¡Ndera Chori!”

Si este fragmento de una obra colectiva del llamado grupo “Club de Literatura” puede dejar anonadado al lector de buena moral y costumbres, no es menos lo que se espera de la lectura del siguiente fragmento del “Poema a Aurelio Baldor”, también de creación colectiva según se afirma en el opúsculo:

“¡Calcúlame, calcúlame!

calculame

calcu-lame

¡Kalkú lamé!

lamé los catetos Kalkú

lamé las hipote-Musas

lamé sólo lamé

por favor

al cuadrado o al cubo

sólo lamé, lamé

armá conmigo un triángulo…

 Para hallar la raíz de mi lengua

hace falta mi sexo respirando en tu mano.

La mano tiene 5 dedos y 6 corazones…

¡Oooohh! ¡Tu triángulo rectángulo”

      Entre los culpables, de dejar sentado este precedente en la Literatura Paraguaya, se cuentan aquellos que estamparon sus nombres en el poemario de aquel club que frecuentaba el lupanar del barrio Sajonia: Luz Saldívar con el poema “El Maldito”, Eulo García con “Quién dijo que se fueron”, Silvana Rial con “El amor no es un poema”, Ariel Acosta con “Buscando”, Marta García con “Charcos de Musas”, Carlos Bazzano con “El cenicero”, Alicia Sosa con “Destino”, Milady Giménez con “Mar”, Blas Brítez con “Sueño”, Gustavo Torres Grössling con “Versos Baratos” y Patricia Duarte con un poema sin título que se transcribe abajo:

Hola

No sé…

¿Qué tal?

No sé

Me atendió tu viejo

No sé

No estabas

No sé

¿Por qué?

¿Estuviste con él?

No sé.

Seguro él es más hombre…

No sé

El no te quiere

No sé

Yo me muero por vos

No sé

Casate conmigo gorda

No sé

No me querés?

No sé

Dejame verte hoy

No sé

¿Qué carajo lo que no sabés?

No sé quien sos…”

Otros, seguramente conscientes de la peligrosidad que involucraría para su futuro personal prefirieron firmar con seudónimos como: Isabel Maldía, Tamur Romaña, Anasus, La Dama de las Tinieblas, Kaño, Gabriel Mersault, Anton Centuria y Natalio Ruiz,  de la primera es el poema “Asunción”, que se transcribe a continuación:

“Perdida

ida

sentada junto al río

esperando…

lavando de tus ropas las tristezas

las nostalgias

nieta de un cacique y de un gobernador ndaye!

te has vestido de lila

para las fiestas de agosto

esperando, esperando

Asunción

perdida

ida

 vagan por tus costados nocturnos

dudosos seres

envueltos en humo

en olor a gasolina

música decadente

no tienes rostro

solo miradas de bruma

y bien … Asunción

aquí me tienes

¿me invitas una cerveza?”

     Del “Club de Literatura”, algunos rumorean que era el lugar donde se encontraban miembros de otros grupos extremistas de la Facultad de Filosofía U.N.A. del siglo pasado como “El Club de los Mambos de los Últimos Días” (E.C.M.U.D. por sus siglas) y la “Asociación de Carenciados de Amor” (A.C.A., también por sus siglas).

     Todos estos confluían en sus horas noctambulas en aquel espacio de la cultura decadente de la Asunción del siglo pasado, donde hoy, a Dios gracias hoy existe un moderno y amplio estacionamiento.

[miguel méndez]

Rescate musical: Trova Salvaje de Chester Swann

 

Anuncios

El Espacio Sajonia XXI

•26 mayo 2018 • Dejar un comentario

espacio-sajonia.jpg     Los que, lastimosamente, aún guardan memoria de aquel centro cultural; gestionado por vecinos, artistas y estudiantes de la facultad de Filosofía de la Universidad Nacional, a altas horas de la noche, bien entrada la madrugada y luego de varios tragos, cuentan historias acerca de lo que sucedía en aquel lugar, considerado por muchos solo un antro más de la decadente ciudad de Asunción del siglo pasado.

     Existen dos líneas precisas que siguen las narraciones de estos pobres huérfanos de éxito y fama, la primera, la de los  “Memorablistas” y la segunda, la de los “Intrascendentistas”.

     Los primeros insisten que la historia de aquel lugar se hizo a partir de hechos memorables, insólitos, grandes, que deberían estar inscriptos en los mármoles de la patria.

     Los segundos, por el contrario, señalan que, más bien, la historia de aquel tugurio se debe a la sucesión de hechos simples, minúsculos e intrascendentes.

     En medio de interminables discusiones sin sentido, los Memorablistas esgrimen que el concierto de inauguración a cargo de la Kalele Blues Band en homenaje a Charly García marca un hito en la historia de aquel sitio.

     Los Instracendentistas se ríen de este pretendido hito, para ellos es mucho más importante una anécdota cualquiera, como aquella en la cual durante un concierto del recordado Chester Swann y del gran Alberto Rodas, el segundo le rompe una cuerda a la guitarra prestada del primero,  por lo cual este, al finalizar el concierto, se pone a perseguirlo por unos minutos en los alrededores de la barra, en una situación más que cómica que solo fue divisada por tres o cuatro parroquianos. Para los Intrascendentistas, este sí que es un hecho que marca un antes y un después en cualquier narración que se tenga que hacer de la historia del Espacio Sajonia. Dicen: “Decime en cuál otro lugar podías ver en aquella época de Asunción a dos próceres del rock nacional correteándose una noche cualquiera por un motivo tan nimio, en ninguno.”

     Como es de esperar, los Memorablistas se sulfuran ante argumentos como este y disparan, cerveza de por medio, con su sarta de hechos memorables, esgrimen que el local nunca recibió ningún apoyo estatal, que todo se resolvía por consenso y no por votos, que se desarrollaron innumerables muestras de arte, peñas poéticas y conciertos, que ahí nació un semanario cultural que duró cinco años, que se lanzaron más de una decena de libros, que…. en fin, todos hechos memorables para ellos.

     Los Intrascendentistas no paran de reír ante estas y otras tesis. Para ellos, mucho más importante que esos hechos son otras situaciones triviales, como cuando se decoró el único baño del lugar con obras de arte, o como cuando en medio de un concierto en homenaje a un cantautor español se escuchó un “¡A LA PUTA!” más fuerte que el estridente sonido de la banda y que resultó ser el encargado de pasar unas diapositivas, a quien se le habían caído estas. Insisten que estos hechos efímeros son los que marcaron el tiempo del lugar.

     Asimismo, ambos grupos no se ponen de acuerdo al respecto de las polladas poéticas, eventos que se realizaban para recaudar fondos a objeto de pagar el alquiler y en los cuales se vendían presas de pollo acompañadas de un papel con versos de algún olvidable poeta. Ninguno de los dos grupos defiende estos eventos en sus narraciones y cada uno se los adjudica al otro.

foto con eulo y ever

Los escritores: Ever Román, el autor de estas líneas y Eulo García, una lejana noche en el Espacio Sajonia XXI

     No ocurre lo mismo con la vez en la cual uno de los habitúes del lugar se comió una copa de vino y luego pidió que le pusieran música de Jimi Hendrix. Los Memorablistas, defienden a ultranza que este fue un hecho intrínsecamente memorable, los del otro grupo dicen que si bien es un hecho importante, su importancia radica en que fue un acontecimiento intrascendente.

     En noches como esta, las discusiones entre estos dos grupos continúan hasta casi rasgar el  velo del amanecer, sin llegar a ningún acuerdo, incluso  se cuestionan acerca de la naturaleza misma de la existencia de aquel Centro Cultural gestionado por estudiantes, para unos fue un hecho memorable en la historia de la ciudad, para los otros… ya lo sabemos.

[ miguel méndez ]

Video:  En el barrio donde todo sale mal

Voz: Jorge Buman Letra: Miguel Méndez Guitarra acústica: Gustavo Mongelós Guitarra eléctrica: Jorge García. Grabado en el Sindicato de Periodistas del Paraguay y mezclado en la Komarca Mainumby. Cámara: Fides Gauto. Guión y dirección: Miguel Méndez. Edición: Juan Alberto Miltos. Una producción de la Komarca Mainumby y el Ombligo de la Pachamama Producciones.

Postal de la desigualdad casi perfecta

•12 octubre 2016 • Dejar un comentario

la-desigualdadTres niños lustrabotas peleando por clientes bajo 45° de calor, un puesto de venta de revistas, indígenas Maká descalzos vendiendo artesanías, ejecutivos de traje, funcionarios públicos, automóviles último modelo, vendedores ambulantes por doquier, policías y dos ancianas mendigas es el paisaje que se observa sentado en la vereda de un local de venta de empanadas, en el cruce de la calle Palma y Chile de la ciudad de Asunción, capital de un país donde la desigualdad en la propiedad de la tierra es casi perfecta: Paraguay.

Un centenar de campesinos desciende por la calle Chile, sombras de mujeres y hombres castigados por la desnutrición crónica, no hablan espa- ñol sino guaraní, idioma ancestral, mayoritario en estos pagos. Los cuencos de sus ojos grafican el abandono, la desesperanza, la miseria acumulada por décadas. “Campesinos sin tierras” se llaman a sí mismos.

La lenta marcha de estos desheredados causa un embotellamiento de audis, mercedes y BMW que transitan las vías céntricas de la esquina mencionada, esquina que es solo una imagen, una instantánea de la realidad socioeconómica de esta isla rodeada de tierra (Roa Bastos), un fractal que en minúsculo guarda todas las inequidades de un cuadro, figura, mapa mayor. Con 406.752 kilómetros cuadrados y 6.672.000 habitantes (censo de población de 2012), Paraguay se encuentra anclado en el corazón de América del Sur, sin costa ni salida al mar, rodeado por Argentina, Brasil y Bolivia, un agujero negro de tierra colorada, sitio en donde –como me lo describiera una vez en este mismo restaurante el sociólogo y poeta Emilio Pérez-Chávez– “la única ley que se cumple es la de la gravedad… y no siempre”.

Mientras espero mi pedido en el tradicional establecimiento (un cartel a la entrada de los sanitarios reza: “Venir a Asunción y no visitar el Lido es como ir a París y no conocer la Torre Eiffel”), un oratorio de arquitectura colonial –conocido como el Panteón de los Héroes– me hace sombra sobre los papeles que reviso al respecto de la distribución de tierra en este paraje, cuya economía, además de la falsificación de marcas extranjeras, la triangulación de contrabando en la triple frontera que mantiene con Argentina y Brasil, y la producción de marihuana (varios estudios indican que es el mayor productor de la región), gira en torno a la venta de electricidad, la ganadería y la agricultura, siendo el cuarto productor de soja del mundo y primero en cantidad por hectáreas.

La mesera trae mi pedido, se lo agradezco con un gesto y con el pensamiento repaso el concepto del coeficiente Gini, el cual es una medida de desigualdad pergeñada por el estadístico italiano Corrado Gini para medir la desigualdad en los ingresos, pero que puede utilizarse también para medir cualquier forma de distribución desigual, un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad y 1 con la perfecta desigualdad. Y es que en Paraguay, según el último Censo Agropecuario del 2008, el índice Gini de concentración de la tierra llega a 0,94, es decir, la desigualdad casi perfecta. Es el país con mayor concentración de la tierra en todo el orbe (Guerrena, 2013:8). Los datos oficiales suministrados por los censos agropecuarios realizados en diferentes décadas (1921, 1944, 1956, 1981, 1991 y 2008) confirman la progresiva concentración de este recurso en este entrópico rincón del planeta.

En el estudio referido del año 2008, el 85,5 por ciento de las tierras está en luego del cual el gobierno del Partido Colorado, hasta hoy hegemónico, a cargo de Bernardino Caballero vendió 21.757.500 hectáreas del Estado a inversores extranjeros: más de la mitad de la superficie del país. La situación fue agravada más tarde durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989), cuando tierras destinadas a la reforma agraria fueron cedidas a terratenientes.

Por ahora, una redistribución más equitativa de este recurso de vida fundamental no se avizora, no existe conciencia del problema entre los oligarcas que ostentan el poder económico, polí- tico y comunicacional.

En 2011, una investigación del PNUD colocó al país con el IDH más bajo de la región. Al año siguiente, trabajos de la CEPAL indicaron que el 30 por ciento de la población vive en la pobreza y 55 por ciento no accede a una canasta básica de alimentos.

La mesera me acerca la cuenta y se vuelve para la barra, una empanada, un pancito y una gaseosa Pulp (una de las 15 empresas del millonario Horacio Cartes, expreso por evasión de divisas y actual presidente) suman 15.000 guaraníes, aproximadamente 3 dólares. Reviso mi billetera, no traje nada… una angustia recorre mi pecho, me pregunto: ¿qué hubiera hecho el maestro Pérez Chávez en esta situación? Miro a un costado, recojo mis notas, les hago un guiño a los lustrabotas y suavemente deslizo mi sombra hacia las que discurren por la calle de al lado, me fusiono en ellas, me pierdo…

[ miguel méndez ]

(Publicado originalmente en Revista El ciervo, Número 755, enero-febrero 2016. Madrid, España)

Audio: Guarania del llanto

Todos las letras, salvo donde se indica, son de Miguel Méndez, asimismo en todos los temas, excepto en los cuales se señala, los efectos sonoros, instrumentaciones y mezclas son de Jorge García. Los textos de Miguel Méndez, salvo La Tuba, forman parte del poemario Guarania del llanto que en el año 2009 obtuviera el primer lugar en el concurso de poesía Rubén Bareiro Saguier organizado por Servilibro y auspiciado por la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP) y la Cámara Paraguaya de Editores y Libreros (CAPEL). La Tuba forma parte de la antología de cuentos Anales Urbanos publicados por la Editorial Arandurâ en el 2007. Es una producción del Uriel Marshal y el Ombligo de la Pachamama.

Movimiento ciudadano gana municipales en Asunción

•27 mayo 2015 • Dejar un comentario
Fuente de imagen: http://www.chiquiavalos.com/tag/asuncion-para-todos/
Fuente de imagen: http://www.chiquiavalos.com/tag/asuncion-para-todos/

24 años atrás, el 26 de mayo de 1991 se desarrollaron las primeras elecciones municipales libres de Paraguay. Dos años antes, un golpe de estado en 1989 había acabado con la larga dictadura de de 35 años de Alfredo Stroessner.

En 1990 se había aprobado el nuevo Código Electoral que permitía la incursión de candidatos independientes en la política paraguaya y el voto directo para elegir autoridades nacionales y municipales. Durante el régimen Stronista recordamos, los intendentes o alcaldes eran elegidos a dedo por el dictador.

Un movimiento ciudadano, Asunción Para Todos (APT), de estructura horizontal, no jerárquica, diferente a la estructura de los partidos tradicionales Colorado y Liberal de Paraguay, resultó ganador con 35% de los votos.

APT llevó a Carlos Filizzola a la intendencia de Asunción, un joven médico de 31 años provenía de las luchas gremiales del hospital de Clínicas contra la Dictadura de Stroessner en la década del 80. Se había enfrentado al candidato del partido Colorado Juan Manuel Morales y al del partido liberal Juan Félix Bogado Gondra, entre otros candidatos del PRF, la Democracia Cristiana e independientes.

El movimiento APT, organizado en comités de apoyo en todos los barrios de Asunción, supuso una alternativa al aparato prebendario y caudillista de la ANR y una nueva manera de hacer política, casa por casa y de forma directa en cada barrio. En él se aglutinaban organizaciones sociales, individualidades e intelectuales progresistas, comisiones vecinales, grupos de base de los bañados de Asunción y el apoyo de la entonces poderosa Central Unitaria de Trabajadores, de la cual Filizzola había sido secretario general adjunto.

APT y Podemos, fenómenos semejantes y diferentes al mismo tiempo

En un mundo globalizado es importante recordar esta emergencia cívica-ciudadana asuncena en el Paraguay del siglo pasado a la luz de las nuevas experiencias actuales en Europa, como el fenómeno de Podemos en España.

Se puede decir que ambos son hechos sociológicos emparentados en donde la ciudadanía ante adversidades históricas (políticas y económicas) se empodera y da un salto cualitativo hacia la toma del poder utilizando los mecanismos legitimados por este, es decir los votos, alcanzando para ello elevados niveles organizacionales, tras amplios diálogos de consenso y pacto entre diversas y diferentes fuerzas ciudadanas que buscan una democracia protagonista, ya no solo una representativa, en la consecución de cambios políticos y sociales amplios y participativos.

Son fenómenos sociales muy profundos que tienen que ver con la toma de conciencia de la ciudadanía sobre su rol histórico como protagonista de cambios sociales y políticos.

Sin embargo las semejanzas, también existen diferencias. La llegada al poder de APT a diferencia del caso español, se caracterizó por ser un acto fundante. Esto es, le tocó inaugurar estructuras y mecanismos democráticos en una instancia de poder (el Municipal) que antes no existía.

Impacto

En cuanto al impacto que significó la llegada al poder municipal de un movimiento ciudadano en Asunción podemos acotar los siguientes puntos:

– Fue un momento de auge de la participación democrática en Paraguay. Un reverdecimiento de las organizaciones sociales de base. Un momento de convergencia política de diferentes agrupaciones sociales no partidarias que buscaron tener protagonismo político a nivel local.

– Por primera vez se tuvo la experiencia de participación ciudadana en la gestión municipal con la inauguración de centros municipales barriales donde los vecinos pudieron participar de las decisiones a nivel local. Esto posibilitó una comunicación fluida con organizaciones de bases de las zonas más carenciadas de Asunción, como los bañados. Varios servicios de la municipalidad alcanzaron por vez primera a todos los barrios.

– Así mismo, marcó el surgimiento de una nueva forma de hacer política en Paraguay, casa por casa, barrio por barrio, de forma horizontal y directa. Antes, la política siempre fue un arreglo entre cúpulas y caudillos

– Además representó la entrada en la política electoral de nuevos protagonistas con ideas de izquierda y con extracción en las luchas ciudadanas contra la dictadura Stronista.

– También fue la incursión en la gestión municipal de nuevos intelectuales, con ideas progresistas, uno de ellos Ticio Escobar, que luego se convertiría en secretario de cultura del gobierno de Fernando Lugo.

– Sin lugar a dudas fue una experiencia positiva en el proceso del pueblo paraguayo en la construcción de una transición democrática que varios años después, en 2008 posibilitaría la llegada al poder de sectores de izquierda con Fernando Lugo como presidente.

– Por último, es el antecedente más importante en Paraguay de que se puede hacer política desde las bases, enfrentar al poderoso Partido Colorado y lograr un cambio político significativo.

Miguel Ángel Méndez

Pos data: El Movimiento APT luego se transformaría en Paraguay para Todos para las elecciones constituyentes en ese mismo año. Luego su dirigencia apoyaría al Encuentro Nacional que disputaría las elecciones generales años después. Sus líderes fundarían varios partidos políticos de izquierda como País Solidario, perteneciente a la internacional socialista y Kuña Pyrenda, primer partido feminista, socialista y ecologista del Paraguay. Asimismo conformarían la amplia alianza de izquierda Frente Guasu que en el 2008 llegó al poder en Paraguay.